Por qué pagar el mínimo de la tarjeta ahora es negocio

Economía 11 de abril de 2022
La tasa de financiación que cobran los bancos a quienes pagan el mínimo está regulada por el Central, en cambio la de los préstamos no lo está.
tarjeta de debito posnet tarjeta de credito
La tasa de revolving era del 43%, que luego subió al 49% y ahora al 51%.

Con la suba de tasas que implementó el Banco Central, subió de 49 al 51% la tasa nominal anual del revolving. Así se denomina en la jerga a la financiación del saldo de la tarjeta de crédito, que se encarece a partir de la suba de 200 puntos básicos de la tasa de política monetaria.

Es negocio

De todos modos, sigue siendo negocio pagar el mínimo, ya que la inflación proyectada por el relevamiento de expectativas de mercado (REM) que hace el Banco Central entre los principales bancos y consultoras económicas de la City porteña da un pronóstico del 55% de suba de precios para este 2022. Por lo tanto, financiarse por debajo del índice de precios es un buen negocio, ya que es más barato que con un préstamo personal.

dolar blueEl dólar blue subió por primera vez en lo que va de abril

Comparaciones

De todos modos, Pablo Blanco, director financiero de Alprestamo, hace hincapié en otras cuestiones a tener en cuenta, como el plazo, ya que un préstamo personal tiene tasa fija hasta el final, mientras en el caso de tarjetas no se sabe cuándo vendrá la próxima modificación. Por lo tanto, financiarse por debajo del índice de precios es un buen negocio, ya que es más barato que con un préstamo personal. La tasa de revolving era del 43%, que luego subió al 49% y ahora al 51%, por lo cual se incrementa el costo sin que el tarjetahabiente tenga posibilidad de nada, mientras con un personal la tasa es fija a 48 meses, por ejemplo.

Certidumbre

"Por lo tanto, en los personales hay más certidumbre, ya que se sabe cuánto será la tasa hasta el final, mientras con el revolving es sólo por este mes que está la certeza", advierte Blanco. Además, hay que incluir el cargo de emisión de resumen, que algunos bancos no cobran si no hay gastos en el mes. Por la suba de tasas del Central, los préstamos personales son los que más podrían llegar a subir.

Fuente: El Cronista.

Te puede interesar