Presentan una bicicleta urbana construida con plástico reciclado

Medio Ambiente 02 de julio de 2022
Igus, la compañía alemana encargada de su fabricación, lleva muchos años desarrollando e invirtiendo en ideas para el reciclaje de plásticos.
bici
Según asegura la empresa, la bicicleta igus se puede dejar a la intemperie con cualquier tiempo y limpiarla en segundos con una manguera de jardín.

La compañía alemana igus ha desarrollado un prototipo de bicicleta de plástico que cuenta con una versión fabricada con residuos de plásticos de un solo uso reciclados.

La empresa alemana, especializada en productos plásticos, ha desarrollado el concepto de ingeniería y los componentes clave para bicicletas hechas completamente de plástico reciclado. El primer modelo se prevé que esté disponible a finales de año.

La compañía, que lleva muchos años desarrollando e invirtiendo en ideas para el reciclaje de plásticos, ha presentado ahora una bicicleta urbana robusta y duradera fabricada íntegramente en plástico, desde el cuadro hasta los rodamientos y la correa dentada.

Una característica especial de esta nueva bicicleta es que la versión reciclada estará hecha principalmente de plásticos de un solo uso recuperados.

«El plástico de los vertederos de todo el mundo se está convirtiendo en un recurso valioso», explica Frank Blase, director general de igus, a quien se le ocurrió la idea mientras estaba de vacaciones. En conversaciones con los empleados de una empresa de alquiler de bicicletas en la playa, descubrió que estas estaban continuamente expuestas a la arena, el viento y el salitre, lo que reducía notablemente su vida útil.

Según asegura la empresa, la bicicleta igus se puede dejar a la intemperie con cualquier tiempo y limpiarla en segundos con una manguera de jardín. «Como todos los componentes son de plástico, ninguna parte de la bicicleta se oxida, ni siquiera los engranajes», dice Blase.

En todas las partes de la bicicleta se utilizan componentes de plástico que llevan integrados lubricantes sólidos y garantizan un funcionamiento en seco de baja fricción, sin una sola gota de aceite lubricante. Esto asegura que la arena, el polvo y la suciedad no se acumulen.

Una plataforma abierta a los lectores del sector

En los laboratorios de desarrollo de igus, ocho personas trabajan actualmente en todos los componentes de la bicicleta de plástico, en estrecha colaboración con la empresa de bicicletas MTRL, que ha conseguido poner en las carreteras de los Países Bajos 400 bicicletas con cuadros y ruedas de plástico. Los desarrollos ya probados de igus se adaptaron a la nueva aplicación. El resultado son unos componentes de plástico suaves, silenciosos y duraderos que que la empresa ofrecen a los proveedores de todo el mundo a través de la plataforma igus:bike.

La plataforma muestra continuamente el estado y el progreso de todos los componentes e invita explícitamente a los actores del mercado a participar.

«Queremos que la industria de la bicicleta pueda producir bicicletas de plástico», afirma Blase. La plataforma pretende convertirse en un punto de contacto para los fabricantes que quieran construir bicicletas de plástico y para todos los fabricantes de componentes, como cuadros, ruedas, transmisiones y piñones de plástico. La plataforma ya está acogiendo las primeras colaboraciones empresariales.

casaCómo son las casas sustentables construidas como Lego

El primer modelo está previsto para finales de año

MTRL comenzará la producción y venta de un modelo para niños y otro para adultos a finales de este año. También se han previsto otras versiones, como un modelo eléctrico.

En el futuro, la bicicleta totalmente de plástico estará disponible tanto en una variante fabricada con plástico nuevo como en una hecha completamente de material reciclado. Los primeros prototipos, producidos y probados con éxito, se fabricaron con material procedente de antiguas redes de pesca.

La bicicleta para adultos de plástico virgen costará 1.200 euros, mientras que la variante de plástico reciclado tendrá un precio de 1.400 euros.

La startup holandesa está planeando montar instalaciones de fabricación cerca de los vertederos de plástico de todo el mundo. «El concepto de bicicleta igus tiene lo necesario para convertirse en un producto ecológico de alta tecnología», dice Blase. «Tenemos muchas más ideas, como la instalación de un control de estado mediante los plásticos inteligentes de igus. Eso te permitiría usar tu smartphone para ver cuántos miles de kilómetros más puede aguantar la bicicleta. Con suerte, eso convencerá a mucha gente que todavía es escéptica respecto al plástico», concluye.

Fuente: Noticias Ambientales. 

Te puede interesar