"Guiño" de AFA a Brasil y Conmebol, a cambio de que no se pinche la burbuja

Deportivo 07 de junio de 2021
Después de anunciar la asociación, vía sus redes sociales, que la selección participará del torneo, se conoció que el predio de Ezeiza podrá seguir siendo su búnker durante la competencia; la diferencia entre Tapia y el plantel que derivó en una negociación.
messi afa
Antes de viajar a Barranquilla, ayer, Messi firma un mural que luego se sumará a una subasta benéfica; el plantel no viajará de Colombia a Brasil, sino que volverá al predio de Ezeiza, su búnker durante la Copa América.

Ayer, entre tantas turbulencias, con un certamen jaqueado por decenas de críticas y mil versiones, con la Conmebol señalada por su espíritu mercantilista en un contexto de pandemia y dolor regional, la AFA ofreció un gesto de alineamiento confirmando su participación en la Copa de la discordia. Podría haberlo hecho en privado, sujeto a la discreción, pero eligió su cuenta en Twitter para darle dimensión pública. Un pago en la negociación. Curioso: ¿alguna otra federación lo hizo? Sólo algunas horas después, Bolivia.

Una imagen de archivo, con Ayala (de espalda), Menotti, Tapia y Scaloni; el presidente de la AFA tuvo que negociar algún beneficio para el plantel, que no quería alojarse en Brasil durante la Copa América  Una imagen de archivo, con Ayala (de espalda), Menotti, Tapia y Scaloni; el presidente de la AFA tuvo que negociar algún beneficio para el plantel, que no quería alojarse en Brasil durante la Copa AméricaFABIAN MARELLI - ARCHIVO / LA NACION.

Que la Argentina de Messi confirme su asistencia, cuando se alentaban conspiraciones para boicotear el torneo, es un respaldo inmenso. Y un gesto para desalentar sublevaciones. De cualquier lugar de Sudamérica, e incluso de Brasil. Porque la presencia de la Argentina no puede ser leída con indiferencia por Neymar, Casemiro y los caciques levantinos: ¿le servirán la Copa en su país al archirrival de siempre? Además de la Conmebol, aparece otro beneficiado con la comunicación de la AFA: la CBF, también atravesada por todo tipo de cuestionamientos, al punto que su presidente, Rogerio Caboclo, acaba de ser desplazado provisionalmente del cargo por el Comité de Ética. Y hasta favorece el presidente de la Nación, Jair Bolsonaro que, de repente, el sábado por la noche, en una reunión del consejo de la Conmebol –en el que estaba Tapia– apareció vía Zoom para “tranquilizar y despejar dudas” de las distintas federaciones.

Pero la posición de la AFA desnudó una grieta interna. En estos días, los futbolistas habían dejado trascender todo su fastidio con el traslado a Brasil. Algunos, como el ‘Kun’ Agüero, lo puso en palabras cuando aterrizó en el país: Si Brasil está complicado, no se puede jugar. Y Lionel Scaloni, antes de enfrentar a Chile, directamente desarrolló ese malestar: Brasil no es el lugar ideal para la Copa América. Aclaró que en ningún momento su plantel pensaba torpedear el certamen (“si tenemos que ir, vamos a jugar”), pero su mensaje era contundente: “Al final se decidió que no se haga en la Argentina por un tema de salud, por un tema lógico, y resulta que ahora nos vamos a Brasil. Con eso está todo dicho”. Y subrayaba su malhumor, elevando una queja: “No tenemos ningún poder de decisión”.

Posiciones más enfrentadas que la del plantel y la de la AFA no se podían dar. Naturalmente se impuso la AFA, porque algo debe quedar claro: la Copa América se iba jugar de cualquier forma. Si era necesario, con planteles alterativos, con equipos de emergencia. Extraño en un punto, porque si algo caracteriza a Tapia en su gestión, es su condición de presidente jugadorista. Siempre ha estado cerca de la voluntad de los futbolistas, incluso, aceptado intromisiones. Pero esta vez no podía entender levantamientos. Entre otras razones, aseguran fuentes calificadas, porque la AFA ya cobró los 4 millones de dólares que le corresponden a cada asociación sólo por participar de la Copa. Pero el campeón, además, se llevará un premio extra de US$ 10 millones.

Una imagen de la Copa América Brasil 2019 que prácticamente no se repetirá en esta oportunidad: la Argentina sólo irá al país vecino para jugar, ya que su base de operaciones se mantendrá en Ezeiza Una imagen de la Copa América Brasil 2019 que prácticamente no se repetirá en esta oportunidad: la Argentina sólo irá al país vecino para jugar, ya que su base de operaciones se mantendrá en EzeizaFABIAN MARELLI - ARCHIVO / LA NACION.

Entonces, como mínimo, debía tramitarse algún privilegio. Turno de la muñeca negociadora. “Vamos a intentar que la Copa sea lo mejor posible, pero hay muchas incógnitas dentro de las cuales está el alojamiento, dónde vamos a estar... nos cambió la perspectiva, porque íbamos a estar en el predio concentrados, tomando todos los recaudados”, había sido una de las quejas de Scaloni. Ayer, minutos después del comunicado de AFA confirmado su asistencia a la Copa, se conoció otra novedad: la Conmebol les permitirá a las asociaciones que así lo prefieran, no instalarse en Brasil y únicamente moverse para los partidos. La principal inquietud del plantel de Scaloni quedaba resuelta. La selección viajará el día anterior de los partidos y volverá a la burbuja de Ezeiza. Seguramente entre Uruguay y Paraguay, por la segunda y tercera fechas del Grupo A, 18 y 21 de junio, como ambos encuentros se realizarán en Brasilia, el plantel sí permanecerá en la capital brasileña.

La Argentina confirmó que irá por todo. Por la recompensa económica. Intentará cortar el embrujo de 28 años sin títulos, con una inusual logística que la hará recorrer muchos más kilómetros de los imaginados hasta hace unas horas, pero con la tranquilidad de dormir todas las noches posibles en su burbuja del predio de Ezeiza. Copa extraña: nada es seguro, nada es gratuito.

Fuente: La Nación Deportes. 

Te puede interesar