Coronavirus: los científicos ya observan a las variantes Lambda y Mu

Salud 08 de septiembre de 2021
A pesar de que la Delta sigue siendo la más preocupante, las nuevas cepas fueron clasificadas por la OMS como variantes de interés.
mu

La variante Delta detectada por primera vez en India sigue siendo la más preocupante. Está afectando a las poblaciones no vacunadas en muchos países y ha demostrado ser capaz de infectar a una mayor proporción de personas vacunadas que sus predecesores.

La OMS clasifica a Delta como una variante de preocupación, lo que significa que se ha demostrado que es capaz de aumentar la transmisibilidad, causar una enfermedad más grave o reducir el beneficio de las vacunas y los tratamientos.

Según Shane Crotty, virólogo del Instituto La Jolla de Inmunología en San Diego, la "superpotencia" de Delta es su transmisibilidad. Los investigadores chinos encontraron que las personas infectadas con Delta portan 1.260 veces más virus en la nariz en comparación con la versión original del coronavirus. Algunas investigaciones estadounidenses sugieren que la carga viral en las personas vacunadas que se infectan con Delta está a la par de las que no están vacunadas, pero se necesita más investigación.

Si bien el coronavirus original tardó hasta siete días en causar síntomas, Delta puede causar síntomas de dos a tres días más rápido, lo que le da al sistema inmunológico menos tiempo para responder y montar una defensa.

Lambda

La variante Lambda había atraído la atención como una posible nueva amenaza, pero esta versión del coronavirus, identificada por primera vez en Perú en diciembre, parece estar retrocediendo.

Aunque los casos relacionados con Lambda aumentaron en julio, los informes de esta variante han disminuido a nivel mundial durante las últimas cuatro semanas, según datos de GISAID, una base de datos que rastrea las variantes del SARS-CoV-2.

La OMS clasifica a Lambda como una variante de interés, lo que significa que porta mutaciones sospechosas de causar un cambio en la transmisibilidad o causar una enfermedad más grave, pero aún está bajo investigación. Los estudios de laboratorio muestran que tiene mutaciones que resisten los anticuerpos inducidos por vacunas.

Mu

Mu, la variante antes conocida como B.1.621, se identificó por primera vez en Colombia en enero. El 30 de agosto, la OMS lo designó como una variante de interés debido a varias mutaciones preocupantes, y le asignó un nombre de letra griega.

Mu porta mutaciones clave, incluidas E484K, N501Y y D614G, que se han relacionado con una mayor transmisibilidad y una protección inmunitaria reducida.

Según el Boletín de la OMS publicado la semana pasada, Mu ha causado algunos brotes más grandes en América del Sur y Europa. Si bien el número de secuencias genéticas identificadas como Mu ha caído por debajo del 0,1% a nivel mundial, Mu representa el 39% de las variantes secuenciadas en Colombia y el 13% en Ecuador, lugares donde su prevalencia ha "aumentado constantemente", informó la OMS.

La agencia de salud global dijo que continúa monitoreando a Mu para detectar cambios en América del Sur, especialmente en áreas donde está co-circulando con la variante Delta. Maria van Kerkhove, jefa de la unidad de enfermedades emergentes de la OMS, dijo que la circulación de la variante está disminuyendo a nivel mundial, pero debe ser observada de cerca. En una conferencia de prensa la semana pasada, el asesor médico en jefe de la Casa Blanca, el Dr. Anthony Fauci, dijo que los funcionarios estadounidenses lo están observando, pero hasta ahora Mu no se considera una amenaza inmediata.

¿Más en camino?

Vacunar a más personas contra COVID-19 es fundamental, ya que grandes grupos de personas no vacunadas brindan al virus más oportunidades de propagarse y mutar en nuevas variantes.

Ese esfuerzo debe intensificarse a nivel internacional para evitar que surjan variantes sin control entre las poblaciones de países pobres donde muy pocas personas han sido vacunadas, dicen los expertos.

Aun así, aunque las vacunas actuales previenen enfermedades graves y la muerte, no bloquean la infección. El virus aún es capaz de replicarse en la nariz, incluso entre personas vacunadas, que luego pueden transmitir la enfermedad a través de gotitas diminutas en aerosol.

Para derrotar al SARS-CoV-2 probablemente se requiera una nueva generación de vacunas que también bloqueen la transmisión, según el Dr. Gregory Poland, un desarrollador de vacunas de la Clínica Mayo. Hasta entonces, dicen Polonia y otros expertos, el mundo sigue siendo vulnerable al aumento de nuevas variantes del coronavirus.

Fuente: El Litoral. 

Te puede interesar