Efecto Messi: 26 mil socios no renovaron el bono anual del Barcelona

Deportivo 20 de agosto de 2021
Se calculan 40 millones de euros en pérdidas por la baja de miles de abonados. Las peticiones fueron recibidas antes de que se confirmara la partida del 10.
camp nou estadio del barcelona
En la temporada pasada, la cantidad de abonados que pidieron la excedencia fue de 17 mil, aproximadamente.

En los últimos días se conocieron varios factores que infligieron la economía de Barcelona desde la partida de su ahora ex capitán Lionel Messi. Muchos están relacionados entre sí, porque el problema nace de la misma fuente: la ausencia de su jugador franquicia. Las pérdidas que se calcularon para el mercado de las camisetas de fútbol resultó impactante: al no poder vender casacas con el apellido del rosarino, el club español dejará de percibir entre 20 y 30 millones de euros por año. Es que, de diez camisetas que vendían del club, ocho llevaban su apellido.

Y surgió esta semana otra noticia que pone contra las cuerdas a la tesorería de la entidad catalana: 26 mil socios blaugranas pidieron no renovar el abono anual para ver los partidos desde las gradas del Camp Nou. Claro que eso golpea fuerte a la dirigencia, pero la razón es atemporal a la partida del rosarino: el plazo para solicitar la baja expiró el 1° de agosto, cinco días antes de que Barcelona anunciara la salida de Leo Messi. Es atemorizante imaginar el número de peticiones que la institución habría recibido en caso de haber extendido la fecha de expiración hasta el 6 de agosto.

La noticia fue anticipada por el programa Todo Cuesta, de Cataluña Radio. Unas 26.238 personas manifestaron esa intención al club. El número representa algo menos del 33% del total de hinchas asociados. En la temporada pasada, la cantidad de abonados que pidieron la excedencia fue de 17 mil, aproximadamente. La diferencia es notable. Si bien al hincha blaugrana no le resulta atractivo ver un Barcelona sin Messi, esta situación podría ser más grave si no fuera por ese detalle de calendario.

 Barcelona no para de recibir golpes; la tesorería es el área más afectada

Esto significa que los socios que prescindieron de su abono, tendrán que comprar entradas en caso de querer ver un partido en directo y, en caso de que se pueda llenar el 100% del aforo, sólo 57.000 socios podrían hacerlo con el abono normal -son los que mantuvieron su asiento anual-. La matemática de este cambio arroja una pérdida estimada de 40 millones de euros para el club azulgrana; un número enorme para una dirigencia que recibe golpes desde que se instaló en las oficinas del club.

Una de las estrategias del área de marketing de la institución para contrarrestar las pérdidas -y evitar que lleguen al 30% en el corto plazo- es apostar por las figuras de las estrellas que permanecieron en el plantel tras el último mercado de pases. Antoine Griezmann, Depay, Gerard Piqué y Sergio Agüero, son algunas de ellas. La venta de camisetas, la cuota social y los ingresos por entradas serán las áreas a corregir para la cúpula de Joan Laporta, el presidente del club que acostumbrará a sus jugadores, de momento, a jugar con menos aforo.

Fuente: La Nación Deportes.

Te puede interesar