Hallaron una nueva variante del coronavirus en ciervos de Canadá

Mundo 04 de marzo de 2022
Investigadores de universidades de Ontario detectaron la mutación en venados de cola blanca y sospechan de un contagio a una persona.
venado

Científicos de la Universidad de Toronto identificaron una versión nueva del coronavirus con una gran cantidad de mutaciones en venados o ciervos de cola blanca del suroeste de Ontario, Canadá, y consideran que podría haber estado evolucionando en los animales desde finales del 2020.

También encontraron una secuencia viral muy similar en una persona de la zona que tuvo contacto cercano con venados, la primera evidencia de una posible transmisión del virus de venado a humano.

 “El virus está evolucionando en los venados y divergiendo en esta especie de manera distinta a como evoluciona en los humanos”, señaló Samira Mubareka, viróloga del Instituto de Investigación Sunnybrook y la Universidad de Toronto, una de las autoras del nuevo estudio.

Esa nueva rama del árbol genealógico del SARS-CoV-2 presenta unos 79 cambios genéticos que la diferencian de la cepa original del virus que se identificó por primera vez en Wuhan (China). Treinta y siete de esos cambios se han observado en animales, pero 23 de ellos nunca antes se habían identificado en venados.

El informe, que fue publicado en el servidor de preimpresiones BioRxiv y aún no fue revisado por pares, indicó que no hay pruebas de que la variante de los venados se esté propagando entre las personas o suponga un riesgo elevado para ellas. Los experimentos preliminares de laboratorio sugieren que es poco probable que esta variante evada los anticuerpos humanos.

No hay pruebas de que la variante de los venados se esté propagando entre las personas o suponga un riesgo elevado para ellas. 

No obstante, el artículo se publicó en internet apenas unos días después de que otro equipo informó que la variante Alfa podría haber seguido propagándose y evolucionando en los venados de Pensilvania incluso después de haber desaparecido de poblaciones humanas.

Juntos, los dos estudios sugieren que el virus podría estar circulando entre los venados durante periodos largos, lo que aumenta el riesgo de que los animales se conviertan en un reservorio a largo plazo del virus y en el origen de variantes futuras.

Estudios anteriores han revelado que el virus está muy extendido entre los venados cola blanca. Las investigaciones sugieren que los humanos han contagiado reiteradamente a los venados y estos luego se lo transmiten entre sí. La manera en que los humanos les transmiten el virus a los venados sigue siendo un misterio y, hasta ahora, no existen pruebas de que los animales se lo transmitan a los humanos.

El estudio de Canadá fue una colaboración en la que participaron más de una veintena de investigadores de instituciones de todo Ontario. Los científicos recolectaron hisopados nasales y muestras de tejido de los ganglios linfáticos de 300 venados cola blanca muertos por cazadores en Ontario entre el 1.° de noviembre y el 31 de diciembre de 2021. El seis por ciento de los animales, todos ellos del suroeste de Ontario, dieron positivo al virus, lo que sugiere que tenían una infección activa cuando murieron.

Los investigadores secuenciaron los genomas virales completos de cinco venados infectados y encontraron una constelación única de mutaciones que no se había documentado con anterioridad. En total, 76 mutaciones, algunas de las cuales se habían encontrado antes en venados, visones y otros animales infectados, diferenciaban la variante de la versión original del virus.

Las muestras de venados estaban más relacionadas con las muestras virales tomadas de pacientes humanos en Míchigan, no muy lejos del suroeste de Ontario, en noviembre y diciembre de 2020. También eran similares a las muestras tomadas en humanos y visones en Míchigan a principios de ese otoño.

Estos hallazgos, así como la velocidad a la que el virus acumula mutaciones, sugieren que la variante nueva quizá haya divergido de las versiones conocidas del virus y evolucionado sin ser detectada, desde finales de 2020.

No obstante, su trayectoria exacta no está clara. Una posibilidad es que los humanos hayan transmitido el virus directamente a los venados, y que el virus haya acumulado mutaciones a medida que se propagaba entre los cérvidos. Otra posibilidad es que el linaje haya evolucionado, al menos en parte, en otra especie intermedia, quizá visones de criadero o silvestres, que luego se lo transmitieron a los venados de alguna manera.

Una muestra viral recolectada de un paciente humano en el suroeste de Ontario en el otoño de 2021 coincidió con las muestras de los venados. Se sabe que esa persona tuvo “contacto cercano” con ellos, según los investigadores.

Los investigadores no pudieron revelar más detalles sobre la naturaleza de este contacto por razones de privacidad, aunque Mubareka señaló que las personas no deben preocuparse por los encuentros incidentales e indirectos, como el simple hecho de que un venado pase por su patio.

Los científicos advierten que el tamaño de la muestra es reducido y que no hay pruebas concluyentes de que la persona haya contraído el virus de los venados. “Todavía no tenemos información suficiente para confirmar ese contagio de venados a humanos”, afirmó Roderick Gagne, ecologista especializado en enfermedades de la fauna silvestre de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania.

Los primeros datos sugieren que las vacunas existentes deberían seguir protegiendo contra esa variante. Los anticuerpos de las personas vacunadas fueron capaces de neutralizar los pseudovirus (virus inofensivos que no se replican), los cuales habían sido diseñados para parecerse al linaje de los venados, según los científicos.

En el segundo estudio, los científicos de las facultades de veterinaria y medicina de la Universidad de Pensilvania analizaron hisopados nasales de 93 venados que murieron en Pensilvania en el otoño e invierno de 2021. El 19 por ciento tenía una infección activa del virus. Cuando los investigadores secuenciaron siete de las muestras, descubrieron que cinco de los venados estaban infectados con la variante Delta, mientras que dos estaban infectados con la Alfa.

En el momento en que se recolectaron las muestras, la variante Delta estaba muy extendida entre los habitantes humanos de Estados Unidos, pero la ola de Alfa, que afectó a los estadounidenses en la primavera de 2021, hacía tiempo que se había desvanecido.

De hecho, las muestras de Delta en los venados eran similares a las de los humanos en el aspecto genético, lo que sugiere que había cruzado las líneas de las especies hace relativamente poco tiempo, pero las dos secuencias Alfa habían divergido más de las variante humanas. También eran muy diferentes entre sí, lo que sugiere que la variante se había introducido en la población de venados al menos dos veces.

La conclusión principal sería que los venados mantienen el contagio y las infecciones dentro de sus poblaciones. En muchos sentidos, los venados son los huéspedes ideales para el coronavirus SARS-CoV-2, afirmó Weese. Son muy susceptibles a la infección, pero no enferman mucho, y anidan en grupos, lo que facilita la propagación del virus.

La conclusión principal sería que los venados mantienen el contagio y las infecciones dentro de sus poblaciones.

Si los venados se convirtieron en un verdadero reservorio animal, es un problema difícil de resolver, y señala una nueva fase en la pandemia.

Cuando el SARS-CoV-2 aparece en una población de animales de granja, como el visón, o los hámsters que se venden en las tiendas de mascotas de Hong Kong, suelen ser sacrificados para contener la propagación del virus. Eso no es posible cuando el virus está en una población de animales salvajes.

Fuente: infobae.

Te puede interesar