Este lunes inicia la Semana Mundial de la Prematurez

Salud 14 de noviembre de 2021
Un adecuado control del embarazo es clave para detectar riesgos de tener un hijo/a de manera prematura.
prematuros
Maternidades y hospitales públicos realizarán actividades de concientización hasta el viernes.

Del 15 al 19 de noviembre se celebra la Semana Mundial de la Prematurez, una oportunidad para visibilizar y sensibilizar a la comunidad sobre los derechos de los y las bebés que nacen antes de tiempo.

Este año, el Ministerio de Salud provincial llevará a cabo actividades de formación, capacitación y concientización en los diferentes centros de salud de todo el territorio provincial; se trata de propuestas algunas dirigidas a equipos de salud, personas gestantes y sus familias y otras abiertas a la comunidad.

Así mismo, la Dirección de Salud Perinatal y Niñez, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, realizará las siguientes propuestas virtuales: Las Residencias en la Política de la Prematurez (Link de acceso)y Presentación de la Política Integral para la prematurez centrada en la prevención, (Link de acceso) los días 15 y 17 de noviembre, las cuales se dirigen a servicios perinatales y del primer nivel de atención, dirección de hospitales, redes de familias, organizaciones de la comunidad, académicas y sociedades científicas.

Para esta fecha, la Sociedad Argentina de Pediatría hace hincapié en la importancia de que la comunidad en su totalidad se comprometa con diferentes aspectos que tienen que ver con el cuidado de las personas gestantes, los y las recién nacidos/as, niños y niñas.

Se subraya que es fundamental propiciar las acciones que pueden conducir a reducir la prematuridad: invertir en esta parte del curso de vida, establecer un ambiente con la mejor nutrición de las personas gestantes, con acceso a los controles precozmente en la gestación, con detección de situaciones de riesgo fetal, con prevención y protección de situaciones de violencia y con acceso a información para los cuidados.

Por todo esto, se necesita que tanto los Estados, equipos de salud, instituciones de salud, educativas, y múltiples sectores de la sociedad se involucren.

Al respecto, Marcela Yanover, directora de Maternidad e Infancia, apuntó: “El desarrollo de la neonatología ha logrado mejorar la sobrevida de los niños y niñas que nacen prematuramente; en esta etapa es necesario redoblar los esfuerzos para prevenir los partos prematuros en los casos en que esto sea posible, a través de controles de embarazos oportunos y de calidad; considerando que el parto debe ocurrir en maternidades de alta complejidad, priorizando el transporte dentro del útero”.

“La recientemente sancionada Ley 27.611, denominada ‘Ley de los 1.000 días’ incluye los impactos que genera la prematurez sobre la primera infancia, la familia y el sistema de salud; trabajar en la prevención del parto prematuro es clave para mejorar los indicadores de salud materno infantil”, finalizó.

Sobre la prematurez al nacer

Los bebés prematuros son aquellos que nacen antes de las 37 semanas de edad gestacional, es decir, que no completan las 40 semanas que duran los embarazos que llegan a término. Al no completar el ciclo, son recién nacidos que dejan el útero antes del tiempo previsto, lo cual los hace más vulnerables que otros niños, por lo que requieren cuidados especiales y un seguimiento integral luego del alta de la maternidad.

El adecuado control del embarazo es clave para detectar riesgos de tener un hijo/a de manera prematura, favoreciendo la derivación oportuna a un establecimiento con la complejidad que se requiere tanto para el cuidado de quien cursa el embarazo como del bebé que va a nacer.

De acuerdo a la Dirección de Estadística en Información en Salud (DEIS), en Argentina en el año 2019, nueve de cada 100 nacimientos (8,9 %) fueron prematuros y precisamente es la prematurez la primera causa de mortalidad infantil y de discapacidad de comienzo temprano; a su vez el 1,2 % nacieron con menos de 1.500 gramos.

En la provincia de Córdoba en el año 2020 nacieron 44167 niños/as. El 7,6 % fueron prematuros y el 1,2 por ciento (420 niños) fueron prematuros de muy bajo peso al nacer, es decir, nacieron con menos de 1.500 gramos. Este grupo requiere de cuidados intensivos neonatales en los servicios de neonatología de máxima complejidad.

Luego de superada la internación, muchos de los bebés prematuros presentan algún tipo de discapacidad relacionada con el aprendizaje, problemas visuales o auditivos, entre otros. Es por ello que necesitarán un seguimiento especial durante un tiempo prolongado; como mínimo hasta el ingreso escolar, con el fin de integrarse de la mejor manera posible a su familia, la escuela y la sociedad.

Derechos de niñas y niños prematuros, y sus familias

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia- Unicef – identificó y definió 10 derechos esenciales, que constituyen el decálogo de los derechos de quienes nacen de manera prematura:

  • La prematurez se puede prevenir en muchos casos, por medio del control del embarazo al que tienen derecho todas las mujeres.
  • Los recién nacidos prematuros tienen derecho a nacer y a ser atendidos en lugares adecuados.
    El recién nacido prematuro tiene derecho a recibir atención adecuada a sus necesidades, considerando sus semanas de gestación, su peso al nacer y sus características individuales. Cada paso en su tratamiento debe ser dado con visión de futuro.
  • Los recién nacidos de parto prematuro tienen derecho a recibir cuidados de enfermería de alta calidad, orientados a proteger su desarrollo y centrados en la familia.
  • Los bebés nacidos de parto prematuro tienen derecho a ser alimentados con leche materna. La leche humana es el mejor alimento para los bebés, incluidos los prematuros. Si un niño nace prematuro, lo mejor es que la madre permanezca junto a él y lo alimente con su leche.
  • Todo prematuro tiene derecho a la prevención de la ceguera por retinopatía del prematuro (ROP). Un niño prematuro necesita controles oftalmológicos desde las primeras semanas de vida.
  • Un niño que fue recién nacido prematuro de alto riesgo debe acceder, cuando sale del hospital, a programas especiales de seguimiento.
  • La familia de un recién nacido prematuro tiene pleno derecho a la información y a la participación en la toma de decisiones sobre su salud a lo largo de toda su atención neonatal y pediátrica.
  • El recién nacido prematuro tiene derecho a ser acompañado por su familia todo el tiempo. Para un bebé prematuro es muy importante sentir las caricias, la voz y el olor de sus padres. Para eso, debe estar junto a ellos el mayor tiempo posible.
  • Las personas que nacen de parto prematuro tienen el mismo derecho a la integración social que las que nacen a término.

Regionalización Perinatal

El proceso de regionalización perinatal categoriza a las maternidades de acuerdo a su complejidad en nivel II o III, lo cual permite organizar el lugar de nacimiento de acuerdo a la complejidad que la madre o el recién nacido necesitan.

En la provincia de Córdoba contamos con maternidades nivel III en Córdoba Capital y en puntos estratégicos de la provincia: San Francisco, Villa María y Río IV. Estos centros están preparados para la atención de la embarazada de alto riesgo y el parto prematuro.

Red Serenar

Córdoba es una de las provincias argentinas pionera en el cuidado de estos derechos a través del Programa Red Serenar – Red de Servicios de Seguimiento de Recién Nacidos de Riesgo– dependiente de la Dirección de Jurisdicción de Maternidad e infancia.

La labor de este organismo, creado por Resolución del Ministerio de Salud provincial 0223/98, se enmarca en las actuales políticas de niñez que apuntan al desarrollo integral con participación activa de todos los sectores involucrados, incluidas las familias. Se basa en un modelo regionalizado y descentralizado acorde a las necesidades locales que facilita la participación extra sectorial.

La atención de la Red Serenar está distribuida a lo largo de todo el territorio provincial, con nodos ubicados en la ciudad de Córdoba y en el interior.

Te puede interesar