De acuerdo a su "olor" será o no tu amigo, según la ciencia

Vanguardista 20 de julio de 2022 Por Carlos Maciel
Ya sé. Parece mentira ¿no? Pero es totalmente cierto, de acuerdo a una investigación. Los olores corporales tienen que ver en la conexión de amistad.
friends
Imagen de Friends, serie que surgió en los 90. Trata sobre la vida de un grupo de amigos.

En un pequeño estudio publicado el pasado miércoles en la revista Science Advances, unos investigadores que estudiaron parejas de amigos cuya amistad “congeniaba” desde el principio encontraron pruebas intrigantes de que el olor corporal de cada persona era más parecido al de su amigo de lo que se esperaba por casualidad. Y cuando los investigadores hicieron que parejas de desconocidos jugaran juntos a un juego, sus olores corporales predijeron si sentían que tenían una buena conexión. Son muchos los factores que determinan de quiénes nos hacemos amigos, entre ellos cómo, cuándo o dónde conocemos a una nueva persona. Pero los investigadores sugieren que una de las cosas que captamos es su olor. Los científicos que estudian la amistad descubrieron que los amigos tienen más cosas en común que los desconocidos: no sólo cosas como la edad y las aficiones, sino también la genética, los patrones de actividad cerebral y la apariencia.

Inbal Ravreby, estudiante de posgrado en el laboratorio de Noam Sobel, investigador de la olfacción en el Instituto de Ciencias Weizmann de Israel, tenía curiosidad por saber si las amistades especialmente rápidas, las que parecen formarse en un instante, tenían un componente olfativo, es decir, si las personas podían captar las similitudes en sus olores. Ravreby reclutó a 20 parejas de los llamados “amigos del clic”, que caracterizaban su amistad de esta manera. A continuación, los sometió a un régimen habitual en la investigación del olor corporal humano que consiste en dejar de comer alimentos como la cebolla y el ajo, que afectan al olor corporal, durante unos días; dejar de usar loción after shave y desodorante; y bañarse con un jabón sin perfume proporcionado por el laboratorio.

Más adelante, se les ordenó a los participantes que usaran una camiseta limpia y fresca proporcionada por el laboratorio y que durmieron con ella para que huela bien antes de entregársela a los científicos para que la revisen. Ravreby y sus colegas utilizaron una nariz electrónica para evaluar los volátiles que salían de cada camiseta, e hicieron que otros 25 voluntarios evaluaran también la similitud de los olores. Les interesó comprobar que, efectivamente, los olores de los amigos eran más parecidos entre sí que los de los desconocidos. Eso podría significar que el olor era una de las cosas que captaban al comenzar su relación.

Sorprendentemente, las similitudes de sus olores predijeron si ambos sentían que había habido una conexión positiva en el 71% de las ocasiones. Este hallazgo implica que oler un olor similar al nuestro genera buenos sentimientos. Puede ser una de las cosas que percibimos cuando conocemos a gente nueva, junto con cosas como dónde crecieron y si prefieren la ciencia ficción o los deportes. Pero Sobel advierte que, si este es el caso, es sólo un factor entre muchos otros.

Carlos Maciel

Redactor y editor audiovisual. Escribo la sección Vanguardista. Apasionado de la radio en sus diferentes formatos y del trabajo en equipo. Enviame tu mensaje a [email protected]

Te puede interesar