¿Por qué te reís cuando no debés?, según la ciencia

Vanguardista 19 de octubre de 2022 Por Carlos Maciel
Justo ese momento inoportuno donde te salió la carcajada y no podías frenar a tiempo. Las razones del por qué sucedió, te las contamos aquí.
mujer-riendo risa
A diferencia de la risa forzada -ese ladrido fingido diseñado para hacer que otra persona se sienta bien- la risa nerviosa hace que todos se sientan mal.

Si vos también sufrís por la amenaza eterna de la risa inapropiada, sabrás que siempre pasa cuando tu única misión en ese momento como persona decente es no reírte. A diferencia de la risa forzada —ese ladrido fingido diseñado para hacer que otra persona se sienta bien— la risa nerviosa hace que todos se sientan mal. Incluso si sabés que no lo decís en serio, tus testigos creen que tenés un problema. Y realmente, lo tenés. "La risa inapropiada es realmente interesante", dice Steve Ellen, director del Programa de Oncología Psicosocial de Melbourne. Ellen piensa que la risa nerviosa es una respuesta psicológica a la ansiedad y la tensión, que "nuestro propio cuerpo nos hace reír para aliviar la tensión, incluso si realmente no queremos [y] preferiríamos ser serios".

Jordan Raine, investigador PhD en "Vocalizaciones humanas no verbales" de la Universidad de Sussex, está de acuerdo en que podría ser la forma en que el cerebro difunde la tensión o un mecanismo de defensa cuando te enfrentas con algo traumático o angustiante. "[Esto] a veces puede ocurrir en forma de ataques de risa nerviosa por la reacción inmediata a algún evento, quizá sirviendo para protegernos contra la verdadera naturaleza de lo que estamos presenciando". Raine también señala algo llamado "efecto pseudobulbar", que puede contener una pista. Este implica episodios de risa incontrolable e impredecible en algunas personas con trastornos cerebrales, como la esclerosis múltiple y la demencia.

Esto no quiere decir que una risa inapropiada indique un trastorno cerebral, solo que la mecánica detrás de esta forma más extrema podría arrojar algo de luz sobre la versión cotidiana. Una teoría utilizada para explicar el efecto pseudobulbar es una falla en las vías que conectan regiones específicas del cerebro. Esas regiones son las estructuras corticales —que te ayudan a evaluar la información en torno al evento "divertido" (y por lo tanto, qué tipo de respuesta es apropiada)— y el "cerebelo evolutivamente antiguo", que ayuda a regular las respuestas emocionales, incluida la risa.

Aplicar esta teoría a personas sanas riéndose en momentos inapropiados, podría ser el resultado de una lucha entre estas dos regiones. "Podríamos tener un evento tan chistoso que nuestras estructuras corticales no puedan controlar la sobrecarga sensorial en nuestras otras estructuras cerebrales, lo que resultaría en ataques de risa incontrolables". En cuanto a encontrar humor en lugares oscuros, Alex Borgella, un psicólogo social de la Universidad de Tufts que estudia muchas complejidades del humor, dice que, en muchos sentidos, lo inapropiado es parte de lo que hace que muchas cosas sean chistosas en primer lugar. Se trata de tu "valoración" (percepción) del "estímulo" (de las cosas). "En el campo de la psicología, entendemos las cosas inusuales mejor de lo que entendemos las cosas comunes".

Te puede interesar