Más métodos para combatir la "resaca", según la ciencia

Vanguardista 16 de diciembre de 2020 Por Carlos Maciel
Evitar el vino tinto, beber mucha agua o hacer ejercicio al día siguiente. Con la Navidad y sus fiestas a la vuelta de la esquina, los expertos nos enseñan cómo reducir los efectos perjudiciales del alcohol.
resaca

La cabeza te da vueltas. La boca se te pone como una lima vieja. La luz del alba que se cuela por la ventana te resulta cegadora a la vez que intentás reconstruir pieza por pieza todo lo vergonzante que pudiste haber hecho la noche anterior. Estás muy mal. Pero, antes de nada, tomá agua. 

Hay pocas cosas tan desagradables como levantarte con resaca. La mayoría lo hemos sufrido en diferentes grados y, con las fiestas navideñas a la vuelta de la esquina, muchos vamos a volver a caer en los mismo. 

Pero ¿qué tiene la bebida para que te sientas como si te hubiese atropellado un camión? Según nos explica la Dra. Anita Sturnham, el alcohol es diurético, lo que significa que estimula las hormonas que incrementan la micción y la pérdida de agua corporal”, razón por la que nos sentimos tan deshidratados.

“También sabemos que el alcohol se transforma en dos metabolitos, acetaldehído y etanoato”, explica.Estos metabolitos son tóxicos para nuestras células, nos provocan náuseas, sudor, ritmo cardiaco acelerado y dolor de cabeza. Por si fuera poco, el alcohol también interrumpe la función de las citoquinas, que son unas pequeñas proteínas que forman parte de nuestro sistema inmunológico. Cuando bebemos alcohol, se incrementa la producción de citoquinas IL-2, lo que produce dolor de cabeza, fatiga e incluso pérdida de memoria”.  

Además, algunas bebidas llevan en su fórmula otros compuestos llamados congéneres, que se añaden para mejorar el sabor y el aroma de la bebida, pero que, al parecer, provocan aún más resaca. Los mayores sospechosos de llevarlos son el vino tinto, el brandy y el whisky”, dice Sturnham.

En base a esto, ¿existe alguna cura milagrosa? Algunos expertos dan sus recomendaciones.

1. Recargá tu desayuno con verduras de hoja verde 

Si bien nuestro organismo es capaz por sí solo de neutralizar el acetaldehído y convertirlo en acetato, esto depende en gran medida de nuestro nivel de antioxidantes. Es esencial que contemos con el antioxidante maestro, el glutatión, que contiene el aminoácido cisteína y que se encuentra en altas concentraciones en la mayoría de los alimentos proteicos.

La producción de glutatión a partir de la cisteína depende de la acción de varios cofactores: el magnesio, la glicina, el glutamato y el trifosfato de adenosina (ATP). Las verduras de hoja verde oscuro como acelgas y espinaca son excelentes fuentes de magnesio. 

2. Movete

Un paseo enérgico de 15 minutos al aire libre activa el sistema linfático y ayuda a eliminar toxinas más rápidamente. El aire fresco, además, es ideal para oxigenar el cerebro. 

3. Tomá más vitaminas 

El alcohol, consumido con frecuencia y/o en exceso, puede funcionar como un antinutriente. Aumenta en el cuerpo la demanda de vitaminas y minerales, lo que además de producir cansancio y pereza, puede llegar a debilitar nuestras defensas. Tomar suplementos puede sernos útil, siempre que sepamos bien lo que tomamos y dentro de una dieta variada y equilibrada.

4. Moderación al tomar alcohol

Limitá la cantidad de alcohol que bebés, cuanto mayor sea el porcentaje en sangre, peor va a ser la resaca.

5. A hidratarse

Hidratate con agua a la vez que bebes alcohol. Piensa que el H20 es tu mejor compañera de juerga: por cada copa de alcohol, tómate un vaso de agua, uno y uno. Al día siguiente vas a poder comprobar cómo mejora el dolor de cabeza.

6. Evitá las comidas con grasa 

Por mucho que te tiente comerte una hamburguesa con papas fritas al final de la noche, no lo hagás, porque la grasa y los azúcares reducen aún más los niveles de azúcares en sangre y aportan al hígado una mayor carga tóxica. Todo eso combinado va a hacer que te levantes con una resaca mucho peor.

7. Frenate un poco

Descansá del alcohol. A veces funciona lo de tomarte un último trago al día siguiente para reducir temporalmente los síntomas, pero al final la resaca puede durarte incluso más. 

Y, lo más importante: tomá siempre con responsabilidad.

Te puede interesar