Cómo evitar "gases excesivos" y "olorosos" según la ciencia

Vanguardista 20 de enero de 2021 Por Carlos Maciel
Es posible tener una "colonia de bacterias felices" dentro del colon sin producir una cierta cantidad de gas.
gases pedos

La mayoría de estos gases son inodoros: hidrógeno, oxígeno, dióxido de carbono y metano. Las bacterias son las responsables de la mayoría de los gases que forman las flatulencias. El poco aire que "tragamos" al comer es sobre todo nitrógeno, también inodoro, y atraviesa el intestino para salir por "el otro lado".

La fibra y los gases

La cantidad de gas producida por una persona es variable, en general entre medio litro y dos litros. Los hombres generan más cantidad de gases que las mujeres, y los fumadores más que los no fumadores. La fibra insoluble no se disuelve en agua, no aporta nutrientes, no interactúa con las bacterias del colon y no provoca gases. Es forraje, y sale igual que entró. A pesar de lo que se cree comúnmente, hay dudas de que sea imprescindible. La fibra soluble, como su nombre indica, se disuelve en agua formando un gel. Tampoco podemos digerirla, pero las bacterias del colon la fermentan produciendo ácidos grasos de cadena corta, una fuente de energía que mantiene saludables a las células de las paredes intestinales y previene la inflamación. El resultado de esta digestión de las bacterias son gases.

Exceso de gas

Además hay otros compuestos que las bacterias pueden fermentar. Otras sustancias llamadas en general FODMAP, siglas en inglés derivado de fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols.. Son carbohidratos de cadena corta que no se digieren bien y terminan en el colon, donde las bacterias los fermentan. Los FODMAP son en realidad muy comunes: fructosa, lactosa, fructanos (en los cereales), galactanos (en las legumbres) y polioles (en la fruta de hueso y los edulcorantes artificiales). A la mayoría de las personas no les causan ningún problema, y por tanto no tiene sentido eliminarlos de la dieta. Sin embargo las bacterias de algunas personas no lo llevan tan bien. La digestión de las bacterias "amistosas" produce metano, sin embargo en las personas sensibles, como las que sufren de colon irritable, otro tipo de bacterias fermenta los FODMAP y producen hidrógeno, un gas que puede producir hinchazón, retortijones y estreñimiento.

¿Y el mal olor?

El mal olor de los pedos está causado por una minúscula cantidad de gases que contienen azufre. Hay unas pocas especies de bacterias especializadas en digerir compuestos de azufre, y el subproducto de su digestión es el sulfuro de hidrógeno, un gas tóxico, inflamable, corrosivo y que huele a huevos podridos. Por supuesto estamos hablando de cantidades muy pequeñas de gases sulfurosos, pero son suficientes para que el olor sea apestoso. Las flatulencias de los bebedores de cerveza huelen peor probablemente porque esta bebida contiene cantidades importantes de azufre. Evitando alimentos ricos en azufre se puede controlar hasta cierto punto la fetidez de las ventosidades. Entre los alimentos sospechosos habituales se encuentran las crucíferas como la col y el brócoli, pero precisamente es el azufre el que forma parte del compuesto anticancerígeno sulforafano, precisamente col, espárragos y brócoli, así que puede compensar.

Te puede interesar