Cine que habla de Cine

Yo Invito 29 de junio de 2021 Por Maricel Cortez
La intimidad de la sala oscura, la música envolvente y la rápida emoción al escuchar esa declaración de amor, al presenciar una muerte indeseada o la última despedida de dos personajes con los que hemos compartido dos horas de nuestra vida. Dos horas. ¿Y habrá quien no lo llame magia?
cinema-paradiso-30-aniversario-2-1535359629
Alfredo y Totó unidos por un solo amor verdadero: El Cine.

Cinema Paradiso es una película italiana dramática estrenada en 1988, ganadora del Óscar a mejor película de habla no inglesa. Con guion y dirección de Giuseppe Tornatore, este drama constituye un retrato sentimental de la Italia de la posguerra y una declaración de amor al cine.

cinemaparadiso-p

El largometraje original duraba 155 minutos, pero debido al bajo éxito que obtuvo en Italia, se redujo a 123 minutos para su estreno mundial, lo que ayudó a mejorar su taquilla, convirtiéndola en un éxito a nivel internacional. Está protagonizada por Jacques Perrin, Philippe Noiret, Leopoldo Trieste, Marco Leonardi, Agnese Nano y Salvatore Cascio. La música y banda sonora original de la película es de Ennio Morricone y su hijo Andrea Morricone, quien compuso el tema de amor.

cinema-paradiso-18285-hd-wallpapers

El jovencísimo Salvatore Cascio interpretó a Totó diminutivo siciliano de su propio nombre real, un niño que vive por y para el cine. No es que haya mucho más que hacer en su pueblo, donde los hombres -incluido su padre- han partido hacia la guerra y la única alegría colectiva parece ser ir a gritarle un rato a la gran pantalla del Cinema Paradiso. Allí trabaja Alfredo (Philippe Noiret) como operador, proyectando las cintas a ese público entregado, deseoso de evasión. Él las mira desde la cabina, a través de un agujero, aprendiendo frases de Spencer Tracy o John Wayne que después irá soltando como pequeñas joyas de sabiduría.

4VRPM65K5NCXRHOOXA423WCWQA

#YoInvito: Sin duda, Alfredo y Totó estaban destinados a encontrarse y quererse. Les une una amistad preciosa, basada en su amor por el cine, que se va convirtiendo en algo más profundo: acaba ocupando la figura paterna ausente para el niño, mientras éste ocupa, a su vez, el espacio del hijo que nunca tuvo. Una relación que encajaba en las dos direcciones, y que nos regaló una de las relaciones más sinceras, divertidas y emotivas del cine.

11267

¡Qué la disfruten!

Maricel Cortez

-Locutora Nacional-
-Mi columna: #YoInvito-
-Conductora de #HPC (Historias para contar)-

Te puede interesar