tps radiotps tvstreaming web

Cómo influirá la inteligencia artificial en el empleo, los salarios y la democracia

Hasta el momento, los avances de esta inteligencia se han limitado a tareas muy específicas.

Mundo 25 de junio de 2023
inteligencia

La celeridad de la innovación ocasionada por esta transformación múltiple ha desatado un acalorado debate sobre el futuro de la humanidad, el cual nos exige analizar los límites de nuestra propia capacidad para comprender y utilizar transformaciones tecnológicas antes impensables.

Hasta el momento, los avances en Inteligencia Artificial (IA de aquí en más) se han limitado a tareas muy específicas. Lo que con más eficiencia puede hacer la IA es procesar grandes cantidades de información sobre algo muy concreto, como el desarrollo de un juego, un diagnóstico sanitario o el reconocimiento de voz. En términos productivos, se calcula que hasta una quinta parte de las tareas desempeñadas por seres humanos en el trabajo consisten en operaciones informáticas repetitivas que pueden automatizarse.

Sin embargo, la IA no puede pensar lateralmente para aplicar sus conocimientos a un entorno distinto. Tampoco puede formar una opinión sobre lo que hace. Ni, desde luego, esto le produce sentimiento alguno. ¿Ahora bien, es esto importante en términos sistémicos? ¿A la hora de acumular capital? ¿Favorece al trabajador? ¿A algún tipo de trabajador? Seguramente a los cientistas sociales, los que quieren explicar el funcionamiento de la sociedad y como mejorar la calidad de vida - inclusive bajo la utilización de la IA -, poco les afecte.

Simplemente porque la complejidad con la que ellos trabajan, aunque nunca podrá ser reemplazada, continuará siendo denostada. Con o sin inteligencia artificial, el ser vital para que la humanidad pueda comprenderse y superarse, no solo es inútil sino también peligroso.

Por otro lado, los recientes procesos de automatización a través de la IA, ya comenzaron lentamente a socavar las capas medias del mercado laboral, abaratando los costos como objetivo primario. Como complemento, el economista Daron Acemoglu sostiene que la automatización refuerza la monitorización de los trabajadores, reduciendo aún más los salarios. E indica que la única solución realista posible a largo plazo es que la tecnología deje de estar en manos de los dueños de una sociedad basada en la competencia desenfrenada. "Si la IA permanece bajo el control de las fuerzas del mercado, inexorablemente resultará en un oligopolio súper rico de multimillonarios de datos que cosecharán la riqueza creada por robots que desplazan el trabajo humano, dejando un desempleo masivo a su paso", afirma con seguridad.

pizzaDónde comer pizza y pagarla después de muerto

Evidentemente, una parte de la academia observa una imagen distópica del futuro donde, en particular, cuando se habla del trabajo reemplazado por máquinas "eficientes y precisas", las y los trabajadores aparecen como algo que puede volverse inservible y eventualmente descartable. Esta construcción de una imagen sombría que genera incertidumbre y temor, también constituye un mecanismo de disciplinamiento que presiona en el sentido de naturalizar la pérdida de salarios y, en conjunto, las condiciones actuales de trabajo como un "mal menor".

Los marxistas toman esta posición y explican que la intensificación y el desarrollo de sistemas de IA perpetúan el capitalismo y maximizan las ganancias económicas de las grandes corporaciones a través de la sumisión de un nuevo tipo de individuo, el usuario, y bajo una nueva forma de dominación, el ‘tecnocolonialismo'. Bajo esta forma, un cúmulo de empresas privadas que son manejadas por humanos, pero también por agentes ‘no humanos' (la IA), llevan a cabo funciones de control individual y grupal. Ello puede implicar que tengamos una manipulación más eficaz de los procesos políticos democráticos, o que la información personal corra el riesgo de ser utilizada de manera indebida, lo que sería de enorme gravedad institucional. Por todo lo expuesto proponen que, ante la inevitabilidad del desempleo masivo y la demanda por el bienestar universal, el propio proletariado se deberá autoconducir hacia un ideario de ‘socialización' de la IA.

Más allá de esta visión extremista - o continuista a intensificarse, según quien lo analice -, otro sector de la academia y el sector privado observan a futuro un escenario estilo de ‘sistema mixto', el cual ha ganado espacio en los sectores más progresistas de la actual lógica capitalista. En algunas esferas como el diagnóstico médico, se puede llegar a una simbiosis entre las personas y las máquinas. Por ejemplo, los médicos, a partir de los datos de los que disponen, pueden recurrir a la IA para diagnosticar con más precisión ciertas enfermedades, en tanto que ellos poseen la capacidad de proporcionar no solo la planificación del tratamiento, sino la calidez y la confianza de que implica la interacción humana, lo cual suele tener una influencia determinante en la calidad de los tratamientos sanitarios.

En consecuencia, en tanto que la tecnología continúa alterando los procesos y las formas de trabajar actuales, las cualificaciones específicas tendrán menos peso que las transferibles, la adaptabilidad, el pensamiento crítico, la compasión y la autoconciencia. Estas son las herramientas que permitirán a los jóvenes manejarse en el cambiante mundo laboral. Por ello, los expertos coinciden en señalar la educación como la medida más importante; trabajos donde prime la creatividad; una necesaria inversión en una educación que entremezcle el arte entre la ingeniería y las matemáticas.

Volviendo al punto central, que las máquinas y hombres se aúnen en la tarea mancomunada de mejorar la vida de todas las personas, es consensuado, desde la mayor parte de las visiones, como de ‘vital importancia'. Lo que se debe recalcar es el nunca olvidar nuestra posición ‘antropológica' respecto de la ubicación de la humanidad en el cosmos, donde el ser humano no pierda su lugar de sujeto histórico. No solo en términos de actor social, sino también productivo: el trabajo humano es el factor activo en la creación de la riqueza y la transformación del mundo, no importa cuán ‘exquisita' o ‘automatizada' se vuelva esta relación.

Si logramos un balance armónico en la producción que generan los hombres y la IA, lo único que faltaría sería el trabajar a conciencia y puntillosamente lo más importante: la ética, aquella que permita un sistema más justo, equitativo y cuidadoso con nuestro planeta. Esa instancia superadora que nos permita mejorar nuestra calidad de vida y hacerla más cómoda.

Fuente: El Cronista.

Te puede interesar
piraña

Las pirañas invaden Porto Alegre

Mundo 18 de mayo de 2024

Se viralizaron en las redes sociales imágenes de palometas y caimanes entre las calles y viviendas anegadas de la ciudad, como consecuencia de la crecida del río Guaíba por las lluvias de la semana pasada.

Lo más visto
avellaneda tiros

Quién es la “pistolera de Avellaneda”

Viral 16 de junio de 2024

La Policía inició una investigación sobre el hecho que se observa en el video compartido en las redes sociales y realizó un allanamiento en el barrio de Villa Tranquila en Dock Sud, donde detuvieron a otras dos personas.

masacre

Massacre publicó su nuevo disco

Música Ayer

La banda lanzó su noveno disco titulado “Nueve", una obra con varias “claves numerológicas”, este material discográfico contiene nueve canciones y algunas colaboraciones con artistas argentinos