¿De dónde proviene la popular frase "Tirar manteca al techo"?

Para Saber 04 de julio de 2020
La expresión es utilizada para describir situaciones donde se despilfarra o se derrocha. Se emplea asimilándola a gastar con ostentación.
manteca al techo

Su origen data del siglo XX cuando los jóvenes de la alta sociedad de Buenos Aires gastaban mucho dinero en cabarets y se divertían tirando manteca al techo usando sus cubiertos como catapultas. La idea era competir para ver quién era capaz de dejar pegados más pedazos de manteca o cuál de ellos se mantenía adherido por más tiempo, ganando también el que más tiraba provocando luego la caída de las bailarinas que patinaban con la manteca cuando ésta se caía al piso.

También gozaban cuando algún fragmento grasoso se despegaba y caía sobre un desprevenido cliente. Esta práctica absurda pero real era propia de los llamados cajetillas o petiteros. Cajetilla proviene de España, donde significa paquete de cigarrillos, sólo que toma el sentido que suele darse a “paquete” para indicar algo muy arreglado, prolijo o de buen gusto. En tanto que los petiteros eran los que frecuentaban el famoso y exclusivo café Petit París.

El origen de dicha costumbre y su autor

La autoría de ese "caprichoso entretenimiento" fue Martín Máximo Pablo de Álzaga Unzué, “Macoco” para los amigos. Un hombre real que nació en Argentina y que figuró en el libro Guiness no sólo por su marca establecida en 1924 por haber ganado el Gran Prix de Marsella, sino también por haber sido el argentino que más dinero gastó en su vida. Fue un personaje de la nobleza argentina del siglo XIX que tiene anécdotas dignas de un film de Hollywood.

macoco
Macoco solía invitar a comer a sus amigos al restaurante Maxim’s de París. En uno de sus salones especiales había una pintura en el techo con unas valquirias de senos prominentes que sobresalían de los escotes. Una noche, tentado por el aburrimiento digno de un “enfant terrible”, colocó manteca en un tenedor para ver si embocaba entre los senos de las mujeres de la pintura. Acto seguido se presenció un torneo de tiradas de manteca al techo entre todos lo que lo acompañaban.

“Lo de ‘tirar manteca al techo’ es de moi, eso sí lo acuñé yo”, afirmó Macoco, con una sonrisa.

El torneo culminó en un desastre total con la manteca chorreando del cielorraso y creando un verdadero desastre en el salón del exclusivo restaurante. Esta diversión le salió un poco cara a “Macoco” ya que hubo que pagar un adicional por el costo de la limpieza del salón.

Te puede interesar