Por qué te gusta tanto el olor a nafta, según la ciencia

Vanguardista 03 de noviembre de 2021 Por Carlos Maciel
Aunque no parezca, a mucha gente le gusta este olor en particular. Seguramente conocés o sabés de alguien. La ciencia tiene una explicación.
nafta olor
Existen dos razones científicas que explicarían el por qué a la gente le gusta tanto el olor de esta sustancia química.

Si sos de esas personas que disfruta del olor a nafta mientras llena el tanque del auto, a no preocuparse, no sos el único. Aunque hay gente a la que pude parecerle nauseabundo, lo cierto es que muchos otros lo encuentran de lo más placentero. Como es sabido, la nafta es un producto obtenido del petróleo mediante una destilación que crea un cóctel químico que se obtiene de la mezcla de componentes tales como lubricantes, descongelantes, agentes antioxidantes e hidrocarburos como el butano, el pentano, el isopentano, el etilbenceno, el tolueno, el xileno y el benceno, nuestro protagonista.

Foto: iStockHay anécdotas de gente que le encanta ir a la estación de servicio solo por sentir el olor.

Comprender el por qué atrae tanto su olor tiene una explicación científica cuyo responsable tiene nombre propio: el benceno. Este compuesto se usa para aumentar los niveles de octano de la nafta, lo que mejora el rendimiento del motor y la eficiencia del combustible. Pero, además, es el causante de este olor tan particular.

Dos razones científicas

Su esencia, naturalmente dulce, es perceptible instantáneamente por la nariz, a pesar de que su olor se evapora rápidamente. De hecho, en los siglos XIX y XX se utilizaba en lociones para después del afeitado y geles íntimos para dotarlos de un aroma melifluo. Incluso se usaba para descafeinar el café. Pero estos usos pronto dejaron de utilizarse ya que el benceno es cancerígeno si se inhala en altas concentraciones. Por este motivo, es recomendable evitarlo. Sin embargo, y según informa la revista Discover, existen dos razones científicas que explicarían el por qué a la gente le gusta tanto el olor de esta sustancia química. La primera es más psicológica y parte de los recuerdos que atesoramos en nuestra mente y que asociamos a experiencias vividas o que nos son familiares, es decir, oler nafta nos genera una respuesta emocional subconsciente que asociamos a recuerdos del pasado. La segunda, más química y menos romántica, responde al efecto que tiene el benceno en el nuestro organismo, ya que actúa como un anestésico supresor del sistema nervioso que provoca una leve sensación de euforia.

Carlos Maciel

Redactor y editor audiovisual. Escribo la sección Vanguardista. Apasionado de la radio en sus diferentes formatos y del trabajo en equipo. Enviame tu mensaje a [email protected]

Te puede interesar