Básquet, simplemente básquet

De Rabona 12 de septiembre de 2022 Por Guillermo Boris
Argentina festejó en Brasil y Manu llegó a la gloria.
photostudio_1663020495391 (1)
La Selección argentina de básquet. Manu Ginóbili.

El fin de semana pasado, puede decirse que fue el mas lindo que han tenido en tiempo a esta parte, los amantes del básquet. Es que los comandados por Facu Campazzo y Lancha Delfino, jugaron un juego espectacular y se consagraron campeones en Recife, Brasil, ante el local y con su público, con todo lo que ello significa.

La victoria ajustada 75-73 marca un final de partido que fue más apretado de lo que se preveía, a raíz de la superioridad que los visitantes demostraron. No obstante, ello, el seleccionado nacional fue de menor a mayor en este torneo, con un partido clave ante dominicana que fue el despertar de los dirigidos de urgencia por el cordobés Pablo Prigioni y que marcó un progreso en el juego y la confirmación de esta nueva generación, comandada por Facu, por Deck (MVP y mejor jugador del torneo), Delia, Lapro y el talento de Bolmaro, entre otros, que confirma que hay futuro promisorio en el seleccionado.

Además de la victoria de visitante y al local Brasil, Argentina logró un título después de varios años y el tercero de América. Mas allá de el subcampeonato del ultimo mundial o ese duro cruce de las olimpiadas, siempre es bueno subirse a podios y ganar títulos. Ahora se cimentarán las bases para seguir creciendo; solo falta saber quién será el entrenador, puesto para el cual suenan algunos nombres, pero que cada vez toma más fuerza el de Lucas Victoriano, DT de Instituto.

Por otro lado, la otra gran alegría, fue ver a nuestro mejor basquetbolista y quizás top tres de los deportistas más talentosos del deporte argentino, Manu Ginobili, recibir el honor de ingresar al Salón de la Fama de la NBA, algo que nunca había hecho un connacional y que sólo dos latinos habían logrado antes. Semejante logro, nos hace dimensionar acabadamente lo que fue la figura de MANU en el deporte mundial y en la NBA, donde no sólo logró cuatro anillos, sino que fue uno de los mejores de su época. Elogiado por compañeros y rivales y respetado por todos los deportistas de todos los deportes. Rodeado de su familia y de grandes figuras, recibió tamaño premio que lo llevó a la emoción.

Finalmente, títulos en el futbol y básquet de visitante, contra Brasil y ante su público, no son cosas que deben pasarse por alto en el deporte argentino. Manu es básquet y el básquet es Manu; por eso, él, parte de esta generación dorada, le regaló a sus pupilos tamaño logro, mientras estos últimos, le regalaron a Manu un título más, que todos festejamos mientras esperamos que el ejemplo de este grande, sea imitado por todos, dentro y fuera de la cancha. 

Te puede interesar