tps radiotps tvstreaming web

Cómo nació la polémica empresa Uber

De revolucionar la industria a estar en el ojo de la tormenta.

Para Saber 30 de septiembre de 2023
uber
Ya pasó más de una década desde que Uber irrumpió en la vida cotidiana.

Alrededor de 118 millones de personas utilizan activamente su plataforma todos los meses en las 10.500 ciudades en las que tiene presencia. Su nacimiento produjo una revolución en la industria de la movilidad, aunque esto vino de la mano con una serie de conflictos con el negocio tradicional de taxis. Ya pasó más de una década desde que Uber irrumpió en la vida cotidiana y hoy su negocio (y polémica) sigue vigente. Su origen se encuentra en la experiencia personal que juntó a dos empresarios tech.

Con solo 30 años, Travis Kalanick se había vuelto millonario. Tras haber abandonado sus estudios de ingeniería en computación en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) en 1998, había fundado Red Swoosh, una plataforma para compartir archivos peer-to-peer. Se la vendió a la firma Akamai Technologies por u$s 23 millones y pronto comenzó a buscar su próximo objetivo.

En 2008 acudió a la conferencia LeWeb en París y una presentación en particular le llamó la atención. Durante su discurso, el ingeniero Garret Camp contó su idea de crear un servicio de transporte privado nuevo luego de haber pagado u$s 800 por un remis en la noche de Año Nuevo. Kalanick inmediatamente se sintió identificado.

"Estaba en París con mi socio y no podíamos encontrar un taxi. En ese momento teníamos ganas de apretar un botón y que alguien venga y nos llevara. Así de simple", recordó sobre su propia experiencia varios años después. Se acercó a Camp y le propuso unirse a su proyecto como inversor y advisor. El ingeniero, junto a dos socios, armó UberCab en 2009 cuya plataforma permitía ordenar un taxi con tan solo un mensaje de texto o un clic en la app.

El lanzamiento de Uber

Con Camp encargado de la parte técnica y Kalanick en su rol de "incubador", el proyecto necesitaba una cabeza. Fue así que, a través de una búsqueda en Twitter, llegaron a Ryan Graves, que se convirtió en el primer CEO de la firma la cual aún no había salido al mercado. El ansiado debut se produjo en junio de 2010 en San Francisco. Unos meses después empezaron los cambios: estilizaron el nombre a Uber, para desligarse de los taxis; y Kalanick asumió como director ejecutivo.

Al poco tiempo cerraron su primera ronda de inversión por u$s 1,2 millón, liderada por el fondo First Round Capital y Shawn Faning, fundador de Napster, entre otros. Para 2011 la compañía consiguió dos inyecciones más por un total de u$s 43 millones, en la que participaron figuras de peso como Jeff Bezos y Goldman Sachs. Además, el servicio se extendió a la ciudad de Nueva York y a fin de año realizaron en París su primera expedición internacional.

Negocio low cost

Pero su principal pata de negocios no surgió hasta mediados de 2012 y su nacimiento llegó de la mano de una crisis. Los usuarios se quejaron de los precios, entre 3 y 6 veces más caros, que figuraban en la aplicación durante la noche de Año Nuevo. Por eso presentaron UberX, su servicio económico que costaba un 35% menos que el transporte regular. Hoy es su opción más utilizada.

Asimismo, con el correr de los años fueron agregando otras opciones de transporte por fuera de los autos, como el alquiler de bicicletas, los minibuses e incluso helicópteros. Sumaron la posibilidad de compartir auto, por intermedio de UberPool; y el reparto de comida a domicilio, con UberEats.

Los inversores continuaban apostando por la empresa. La china Baidu pagó u$s 600 millones para integrarse a la plataforma, la automotriz Toyota desembolsó u$s 500 millones para desarrollar vehículos autónomos de manera conjunta, y el Fondo de Inversión Público de Arabia Saudita puso sobre la mesa u$s 3500 millones. Sin embargo, su expansión no estuvo exenta de polémica.

comidas¿Cuál era el “fast food” más popular de Argentina?

Golpear primero

En varios de los países en los que se lanzó, Uber apostó primero por presentarse a los usuarios con su servicio antes de alcanzar una regulación para su modelo de negocios. Sin ir más lejos, en la Argentina acumuló choques con el gobierno porteño y los gremios de taxistas desde su llegada en 2016.

En tanto, no todas las apuestas le resultaron. Su negocio no logró despegar dentro del mercado chino y finalmente se fusionó con DiDi en 2016. Lo mismo vivió en Rusia, donde le vendió su estructura a la local Yandex y en el Sudeste Asiático, con Grab.

Escándalos y renuncia

A los conflictos con su modelo de negocios le sumó otro escándalo más en 2017. Susan Fowler, ex ingeniera de la compañía, denunció en su blog personal que Uber encubría una cultura sexista y de acosos dentro de la organización.

Esto se vio agravado por la propia conducta de Kalanick. El por entonces CEO de la tecnológica bromeó sobre la posibilidad de crear una plataforma de "mujeres on demand" y poco después se viralizó un video en el que discutía e insultaba a un conductor de Uber que se había quejado de las tarifas del servicio. En junio de 2017 renunció a su cargo.

Más allá de su disrupción, el principal problema de Uber continúan siendo sus pérdidas. El negocio sigue sin ser rentable y sostiene su crecimiento a través de los subsidios a los conductores para incentivarlos a usar la app y resistir los conflictos legales en algunos mercados.

No obstante, la firma logró reducir notablemente el rojo de sus balances. De los u$s 2200 millones de pérdida en 2017 a los u$s 496 millones de 2021. Con respecto a 2020, el año pasado logró bajar en un 93% su net loss. 

Fuente: El Cronista.

Te puede interesar
Lo más visto