Medidas a contramano: la insuficiencia para mitigar la crisis

En Debate 10 de octubre de 2019 Por Max Bustos
En el tramo final de la campaña electoral, el gobierno nacional intenta atenuar la crisis sobre sus bases electorales. Varias de las medidas económicas tomadas terminan yendo a contramano.
797px-AFIP_(Argentina)

Sin duda uno de los grandes temas y debates en nuestro país tiene que ver con el costado impositivo y la manera en la que se implementa la recaudación fiscal. Por lo menos en cuanto a lo que política económica respecta, los impuestos y contribuciones generan una abierta polémica y múltiples discusiones sobre como deberían implementarse, ya que implican a la gran mayoría de la población, e impactan de lleno en un aspecto muy importante de la vida diaria: los ingresos.

Desde el liberalismo mas abierto hasta las miradas socialistas más duras, existen muchas formas de ver el tema de la distribución de la riqueza. Generar riqueza sin topes ni restricciones y libertad total, o centrarse en la redistribución, es una gran discusión que tiene años de existencia, y sea cual sea la postura tomada, la cierto de todo es que afecta directamente a la vida de las personas.

A pocas semanas de la contienda electoral que va a determinar la nueva formula presidencial, podemos ver dos posturas claramente diferenciadas, que por supuesto no cuestionan las bases del sistema en si (ni nada por el estilo), pero que en este punto en particular dejan ver sus diferencias. Mientras que por un lado Alberto Fernández habla de reactivar la economía mediante el consumo (sin aclarar del todo su estrategia para llevarlo adelante), Mauricio Macri continúa en la misma línea de políticas económicas que viene implementando desde que asumió en 2015, con la particularidad de que por cuestiones de emergencia imparte una suerte de ayudas o incentivos relativos para mitigar la crisis, que son claramente insuficientes. Descuentos a futuro, pequeñas excensiones de impuestos, congelamiento de algunas tarifas y la extensión de becas son algunas de estas medidas.

El Famoso "Monotributo"

Más recientemente el gobierno decidió, a través de la Administración Federal de Ingresos Públicos [AFIP], suspender la exclusión de oficio  de aquellos monotributistas que se pasan de categoría o gastan más de lo que ganan, entrando de lleno en otro submundo del empleo poco explorado hasta ahora por la administración cambiemista, ya que hasta ahora otras de las medidas tuvieron más que ver con los convenios colectivos y las empresas que contratan en relación de dependencia.   

¿Pero qué es el Monotributo? Para entender a grandes rasgos de qué hablamos y porqué es tan importante mencionarlo, haremos una breve descripción del Monotributo.

Monotributista se le llama aquel contribuyente, inscrito a nivel nacional en un régimen simplificado para pequeños contribuyentes, que tiene componentes previsionales e impositivos, que vendrían a reemplazar gravámenes de importancia como el impuesto a las ganancias y que a su vez le permite que aportar al sistema jubilatorio, y poder tener una obra social. Básicamente es un reagrupamiento de impuestos en una cuota fija que se paga para poder ejercer una actividad económica de manera lícita, que otorga una identidad de gravamen fiscal. El motributista puede así  facturar, contratar, etc. 



Ahora bien ¿qué hace a este contribuyente un agente de peso e importancia a la hora de implementar políticas económicas o medidas de emergencia? La respuesta tiene que ver con la cantidad: para el año 2017, alrededor de 3,2 millones de argentinos estaban inscripto como monotributista, de los cuales 1 millon 300 mil pertenecen a las categorías mas bajas,  lo cual es un número más que sobresaliente sobre la cantidad total de contribuyentes, y conforman sin duda alguna una gran porción del mundo del trabajo, sobre todo autónomo. 

La resolución general de AFIP 4.600 que publicada en el Boletín Oficial, se basa en tomar “medidas tendientes a amortiguar” el impacto de la crisis, pero solamente beneficia a unos 5.000 contribuyentes por mes, una cantidad ínfima si lo llevamos al plano total y ademas teniendo en cuenta que correrá solamente por 5 meses. Otro aspecto de esta medida, que de alguna manera la califica como insuficiente, es que el requisito de ingreso es haber pagado todas las cuotas del año hasta el 21 de este mes, con lo cual ante una cuota adeudada o pago parcial, el beneficio tampoco correría a favor del contribuyente, sin contar que la medida tampoco es retroactiva, con lo cual aquellos expulsados mantendrán esa condición a menos que se emita una nueva resolución de AFIP. 

Te puede interesar