La compleja relación de la Argentina con el FMI

En Debate 06 de enero de 2022 Por Max Bustos
El año comenzó más ajetreado de lo normal. Una reunión con Gobernadores por el acuerdo con el FMI, que logró su cometido. Consecuencias Políticas de los Megaproyectos que se están por desarrollar en el país. Consecuencias Institucionales en el posible acuerdo (o no) con el Fondo.
money-1273908
Dólar - Las Reservas del BCRA no son hoy suficientes para afrontar un próximo desembolso al FMI.

Uno tal vez podría pensar que la maquinaria política y sus tan aceitados brazos institucionales, partidarios y mediáticos se toman un descanso durante el mes de enero, para enfocar los esfuerzos en cuestiones tan culturalmente poderosas como importantes: las vacaciones, el descanso anual, el ocio, el tiempo con la familia y amigos. Antaño (y no tanto), la Política Institucional, y hasta incluso el ritmo en los tres Poderes del Estado, cambiaba radicalmente en los meses de enero y febrero (el famoso "Período Estival", según la Ley de Contrato de Trabajo) y la razón era muy simple: Diciembre era (y es) un mes estresante en la Vida Cotidiana, así como también en la Vida Política.

DIC

Desde luego que no podemos decir que Diciembre del 2021 no lo fue. Entre protestas sociales, Sistema Sanitario nuevamente al borde del colapso, las Sesiones Parlamentarias de "rompe y raja" y el trajín mismo del fin de año, fue el combo ideal para recordar épocas que en el imaginario colectivo de nuestra generación (y la anterior), no tiene un buen receptáculo: saqueos, inseguridad, violencia callejera, etc. Sin embargo los años de Pandemia tradujeron estos síntomas en... algo distinto.

markus-winkler-EcgyryGygeE-unsplashBalance y claroscuros de un complejo 2021

mask-4934337_1920

El fin del 2021 fue nada más ni nada menos que la fecha conmemorativa de aquel Diciembre de 2021, pero que más que revivirla en las calles, se la revivió desde lo Académico y desde la Militancia y Cibermilitancia, porque la Pandemia lo cambió todo. Y estamos consientes de que (incluso en esta misma columna) supimos ver un retorno fugaz a las calles, replicado sobre todo en las más recientes protestas (en Chubut por la Megaminería, y el Mar del Plata, en contra del Proyecto Petrolero de la Costa Atlántica). Pero... es "como que algo falta", algún condimento de todo eso se perdió o redujo a una constante discusión, entre cuarentenas alternantes, sobre el derecho "fundamental" a no vacunarse o sobre la buena o mala imagen del Gobierno Nacional, con los mismos operadores mediáticos de siempre, y toda la parafernalia que eso implica. En resumidas cuentas, la vuelta a aquella presencialidad de la vida cotidiana es, aún, distante.

La compleja relación de la Argentina con el FMI

Lo que no es distante ni incierto es la complicada relación de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional. Una institución que según nos dijeron quienes gobernaron durante el periodo 2015-2019 "cambió"... pero ¿Cambió?. La respuesta nos sorprendería, y es que la simple razón de lo que hoy se juega en esta pulseada puede tener consecuencias positivas de aquí a los próximos 10 años, o consecuencias negativas a la vuelta de la esquina; Y la razón básica de esta concusión, es que todo se trata de modelos y paradigmas.

map-of-the-world-2401458_1920

Hasta ahora habíamos hablado de un "virtual acuerdo", en líneas generales, del Gobierno con el Fondo, el problema ahora, confirmado de primera mano por Guzmán, es el siguiente: o se paga con crecimiento y a futuro, o se llega a un balance fiscal con más y más ajuste sobre el gasto real.

La diferencia entre lo que plantea el Fondo y el Gobierno argentino... Es esencialmente un programa de ajuste de gasto real versus un programa que le dé continuidad a esta recuperación fuerte a la economía”  

Martin Guzmán - Ministro de Economía

La reunión convocada por el Oficialismo, y finalmente circunscrita a Gobernadores, logró su cometido: exponer a las claras las razones por las cuáles no se puede cerrar aún con el FMI. Y también tuvo consecuencias políticas para 2023, porque a partir de este acuerdo o no, y del resultado del mismo, quienes estén en la foto cosecharán los frutos del mismo... o pagarán las consecuencias.

¿Cuál es la postura del Gobierno Nacional?

Hay que destacar que ésta reunión aclaró como nunca aquello que ya era un secreto a voces. Sobretasas, Calendarios de Vencimiento, y hasta Medios de Pago, no, esto ya estaba todo cerrado. Lo que al gobierno lógicamente no le cierra es el balance fiscal que pretende lograr el Fondo, ya que implicaría, un ajuste del gasto real (no hablamos meramente de un ajuste nominal, estamos hablando efectivamente de una reducción drástica en las partidas presupuestarias).

calculator-385506_1920

Pero ¿Tiene el Gobierno armas para aguantar la pulseada?. El apoyo explícito de los Gobernadores (con los faltazos y demás turbulencias que oportunamente vamos a comentar) y de distintos Mandatarios del Primer Mundo no son suficientes. "Las renegociaciones entre los países deudores y el poder financiero mundial son siempre muy desiguales, en general con malos resultados para los primeros", dice una y otra vez Martín Guzmán, y con razón, ya que junto a su mentor Joseph Stiglitz, tienen un largo historial de estudio de deudas externas. Pero hay una cosa o dos que a las que el FMI no le va a poder esquivar.

Por un lado tenemos la entrega de un empréstito que, además de no haber sido aprobado por el Congreso de la Nación, rompió con los mismos estatutos de la entidad que lo entregó. No sólo por el monto, que fue el más alto de la historia, si no por el uso del mismo (entre fuga de divisas y lo que parece haber sido la financiación de una campaña electoral), y todo esto reconocido por los mismos informes del FMI.

FMI

“La estrategia y condiciones del programa no fueron lo suficientemente sólidas para corregir los problemas estructurales de Argentina, como finanzas públicas frágiles, dolarización, alta inflación, políticas monetarias débiles, un limitado sector financiero y una base exportadora reducida”,

Informe del FMI - Diciembre 2021

Todos estos motivos, si bien son algo de lo que Argentina puede aferrarse para no cerrar aceptando un ajuste sobre el gasto real (amén de los acuerdos parlamentarios como el Programa Económico Plurianual, que tendrá objetivos que no podrán ser afectados por el arreglo con el Fondo) por lo pronto volvemos a lo mismo. "El poder financiero mundial es el enemigo más poderoso, porque armó una estructura financiera mundial a su entera conveniencia, y el FMI es parte de esa estructura", señala Guzmán, agregando que "Acabar con la dependencia del FMI es un acto de soberanía". Aquí la verdadera pregunta, en un contexto de restricción casi máxima de acceso al dólar oficial (y con un precio en ascenso, debido a distintos factores económicos internos y externos), donde el BCRA no tiene fondos para afrentar un hipotético próximo desembolso (ya que tiene sus dólares comprometidos con los bonistas privados)... ¿Podemos acabar con la dependencia del FMI? La respuesta es sumamente compleja, pero por otro lado nos hace "caer la ficha" sobre muchas maniobras gestadas desde los Ministerios de Hacienda e Industria.

guzman1

Lisa y llanamente, y más allá de si el FMI cede o no cede en sus demandas... Hacen falta dólares en el país. Esa simple frase es, probablemente, la que más resume la situación de contexto actual, y había que decirla sin eufemismos ni tecnicismos. Si bien el país, acorde a la postura oficial, necesita un crecimiento sostenido del PBI para pagar la deuda, es innegable que todos estos megaproyectos (que una coalición progresista típicamente rechazaría desde el punto de vista ambiental) se están aceptando a un gran costo político, por el simple y fundamental hecho de que van a aportar esos dólares necesarios. Necesarios no solamente para cumplir con el FMI, si no para que el resto de las industrias que generan empleo genuino puedan funcionar.

dollar-1443244_1920

"Creemos que hay que resolver el problema de la deuda externa. Necesitamos acceder a crédito externo para equipamiento e insumos. Es positiva la voluntad del Gobierno de querer llegar al acuerdo", dice Daniel Funes de Rioja, un personaje hasta incluso enemigo del Kirchnerismo, pero que resume en pocas palabras una realidad, más allá de la estima que se le tenga. En ese mismo sentido, Orlando Castellani, presidente de Adimra, indica que "...(el acuerdo) sería relevante para lograr una baja de la tasa de inflación y una reducción de la brecha cambiaria".

Por eso, desde esta humilde columna puedo afirmar que si bien el Gobierno mostró muchas incongruencias internamente, en estos temas están teniendo una coherencia interna destacable, más allá de la simpatía o no de su base electoral. Respecto a cuestiones como la exploración hidrocarburífera en Cuenca Argentina Norte, por dar un ejemplo, el actual Secretario de Energía dice “la exploración en Argentina se está haciendo desde 1970 a la fecha y hoy tenemos 36 pozos activos en Santa Cruz y en Tierra del Fuego, es algo que se hace en Argentina”. y agrega “necesitamos más gas y más petróleo para dejar de importar. Y hay que hacerlo con los mejores controles y de la manera más exigente para evitar cualquier tipo de accidente”, usando nuevamente el argumento de la soberanía energética.

Las Consecuencias Políticas y el Esquema hacia 2023

Pero esta reunión no solamente habló del FMI en tanto el acuerdo en curso, si no también de las evidentes responsabilidades que originaron esa situación. Por un lado, tenemos al máximo referente del PRO, Horacio Rodríguez Larreta, que a diferencia de los comienzos de la Pandemia, donde llevaba el estandarte del diálogo, hoy corta toda interacción con Fernández y no asiste a la reunión, asestando con la frase “Entendemos que, así como está planteada, es una reunión política más que una reunión en serio de trabajo institucional, e insistimos en que el ámbito para plantear esto es el Congreso”.

La consecuencia que tal vez no tenía en cuenta Larreta, es que esto dio pie a Gerardo Morales, Gobernador de Jujuy y Presidente del Comité Nacional de la UCR, para empezar a reconstruir su figura dentro del Partido Centenario. Tras los altercados con el sector de Lousteau (que hoy prácticamente considera como un conflicto menor o pasajero) Morales comienza un lento despegue del PRO a Nivel Nacional. “Me parece que ya está, no hay que jugar a las escondidas con este tema. Esta deuda la contrajimos nosotros y lo menos que tenemos que hacer es ir a escuchar”, dijo el mandatario Norteño. El mensaje fue claro y filoso, pero por partida doble, ya que también refirió al acercamiento entre Bullrich y el flamante diputado liberal, Javier Milei, señalando que si alguien pretende acercarlo a Juntos por el Cambio "no cuenten con el Radicalismo".

Max Bustos

Estudiante en la Teoria, Comunicador en la Práctica.
Columnista Político de TPS.
Siempre buscando ampliar los límites de la Comunicación.
Sub-Secretario de Prensa y Comunicación en STyCC.

> Opiniones, Feedback y Consultas a [email protected]

Te puede interesar