Ganancias, FMI, cambio climático y la necesidad de inyectar dinero a la economía

En Debate 22 de abril de 2021 Por Max Bustos
La agenda parlamentaria marcó la semana con la reglamentación del Impuesto a las ganancias, nada más y nada menos que la última e importante modificación a la Ley, que beneficiaría a más de un millón de trabajadores. Por otro lado, la agenda del cambio climático trae más que promesas y ecología. Segunda ola de Covid, casi todo el sistema sanitario del país está comprometido en cuanto a Unidades de Terapia Intensiva.
investment-3247252

Restricciones más, restricciones menos, la semana marca una agenda particular en el mundo de la política. Se empieza a discutir sobre el posible corrimiento de las elecciones PASO, de las cuales para haberse dejado de lado la idea de eliminarlas (amén de las posturas totalmente distintas del mismo tema hace no mucho mas de dos años atrás), la negociación con el FMI se complica, cumbre mundial sobre cambio climático con posiciones estratégicas del país, y un importante aumento de casos de covid positivo a nivel nacional. El escenario cambió, y ahora la pelota se pasa esta vez entre Nación y CABA, mientras se discuten banalidades y por otro lado la incansable judicialización de las decisiones políticas. Camas de terapia intensiva, al rojo vivo.

CAMAS UTI

Pero por supuesto que no todo es Covid-19 (o la cepa que sea), en la agenda parlamentaria, y otros temas candentes siguen en discusión, como la reglamentación del Impuesto a las Ganancias (modificación de la Ley 27.617), ya que desde las 15 hs están reunidas las comisiones de Presupuesto y Hacienda, esta vez con todos los miembros. La misma no cambia de fondo el concepto de Ganancia relativa al Salario, uno de los principales reclamos. Los cambios beneficiarían a mas de un millón de asalariados, e implican que dejarán de pagar Ganancias quienes ganen menos de $ 150.000 brutos o, si son jubilados, menos de 8 jubilaciones mínimas. Otro de los puntos importantes implica que el Aguinaldo quedará excluido del impuesto.

pexels-karolina-grabowska-4386325

La posibilidad de inyectar una gran cantidad de dinero en las plazas mediante el reintegro de una parte de este impuesto (lo cobrado desde enero hasta junio) revela, en cierta manera, la necesidad que tiene el gobierno de introducir dinero en la macroeconomía y el consumo. Y no es casualidad que Alberto Fernández haya aprovechado para presentarse en la Cumbre de Líderes sobre el Clima, a la cuál fue invitado por su par Norteamericano, Joe Biden.

pexels-markus-spiske-3039036

Fernández utilizó la atención del evento para sentar una postura de larga data entre los mandatarios progresistas: la idea de reestructurar la arquitectura financiera mundial. La agenda es clara, movilización de recursos concesionales y no reembolsables canalizados a través de la banca multilateral y bilateral con procesos transparentes, pagos por servicios ecosistémicos y canjes de deuda por acción climática, dijo.

Sin embargo, el pedido muestra entrelíneas otra intención. Cuando dice que es necesaria la reconfiguración de los análisis de las calificadoras de riesgo para no distorsionar la realidad de los países y en atención a los fenómenos de sobreendeudamiento irresponsable provocados antes de la pandemia y agravados por la presencia de este virus, con mayor flexibilidad de plazos, tasas y condiciones, es claramente un mensaje para el FMI, que va mucho más allá de la cuestión ambiental. Recordemos el Fondo no tiene pensado flexibilizar las condiciones del empréstito en modalidad Stand By que tiene con nuestro país.

FMI

Una flexibilización de plazos y tazas  para la devolución de este préstamo no solamente dejaría de ponerle presión al tipo de cambio, si no que permitiría un margen fiscal mayor para que el estado pueda seguir interviniendo con recursos para asistir tanto a las clases mas postergadas, como a las clases medias que, sin luz al final del túnel, están estancadas y con los ingresos prácticamente congelados hace un año. Este cambio de condiciones puede configurar una de las mejores opciones para una nueva reactivación de la economía, pese a no poder cumplir con los objetivos planteados este año.

Si a este posible escenario, le sumamos las políticas de controles de precio y cambios en las condiciones de exportación de materia prima, el corrimiento de las PASO (con el cual Juntos por el Cambio, la principal oposición parlamentaria, estaría de acuerdo) para aumentar el número de inmunizados y ganar tiempo de negociación para más dosis, y un posible retorno del IFE ante el endurecimiento de las medidas sanitarias, caemos en la cuenta de que el timing no es casual en un año electoral. Todo se resume a que estrategia e imagen se le quiere proponer al ciudadano, como hemos analizado previamente en esta columna.

El tiempo de la Deuda se terminó, nadie se salva solo

transitemos unidos un tiempo distinto con justicia social, justicia financiera y justicia ambiental 

Alberto Fernández

214582-203- alberto

Max Bustos

Estudiante en la Teoria, Comunicador en la Práctica.
Columnista Político de TPS.
Siempre buscando ampliar los límites de la Comunicación.
Sub-Secretario de Prensa y Comunicación en STyCC.

> Opiniones, Feedback y Consultas a [email protected]

Te puede interesar