Los avatares de la política cordobesa

En Debate 05 de agosto de 2021 Por Max Bustos
Política y vacunas, en un contexto electoral donde la inmunización puede significar mucho más que una estadística de efectividad en los registros públicos de Salud. Vuelven los cruces fuertes a la política. ¿Cómo funcionan los localismos? ¿La oposición intentará nuevamente "nacionalizar" una elección legislativa?
ARCO-DE-CORDOBA-1024x660(1)
El Arco de Córdoba es una obra de arte ubicada en el sector sureste de la ciudad de Córdoba. Su origen se remonta al año 1942 durante la intendencia de Donato Latella Frías.

Política y vacunas. Probablemente dos de los temas que más ocupan la agenda mediática de nuestro país y, en este momento, también del mundo. En la Argentina, particularmente, con un proceso electoral iniciado, la carrera por la inmunización significa mucho más que sólo una estadística de salud: dependiendo de su eficacia, es o no una victoria política, hasta incluso entendible en términos electorales.

En el mundo, son cada vez más los países que obligarán, de una forma u otra, a la vacunación de su población. Tal es el caso de Estados Unidos, donde Joe Biden dijo Muchos hablan de libertad, pero la libertad también conlleva responsabilidades, así que hay que vacunarse, dando paso a que casi 4 millones de empleados públicos deban acceder a sus dosis. Posturas políticas; el mismo camino tomaron otros países como Francia, Italia o el Reino Unido... Pero esta política no se circunscribe únicamente al ámbito público, si no que también se extiende al ámbito privado.

Google, Facebook, el Morgan Stanley, solo por dar un ejemplo, exigirán certificado de vacunación para empleados presenciales, y otras firmas como Twitter, Apple o Lyft ni si quiera retomaron la presencialidad tras el rebrote de la variante Delta, que se estima en un casi 90% más contagiosa que las demás. Una consecuencia de la mutación, no deseable, pero esperable al fin (como la mayoría de los sucesos políticos). Y así como a nivel mundial la geopolítica exige compromisos, la campaña exige un poco del buen folklore electoral.

La Política Local

En Córdoba, los candidatos no esperaron para mostrarse en campaña, con distintas estrategias. Desde el oficialismo local, Hacemos por Córdoba, El ministro de Agricultura y Ganadería, y candidato a diputado, Sergio Busso, salió a desmarcarse del oficialismo nacional. El Gobierno nacional desconoce la realidad productiva, dijo entre otras declaraciones, dejando entrever la clarísima estrategia, legada del Cordobesismo (esta vez encarnado en Natalia De La Sota) que marca el discurso de la defensa de los intereses de Córdoba. Lo vivo con entusiasmo. La integración de la lista deja a las claras que el objetivo es continuar defendiendo los intereses de Córdoba como lo hemos venido planteando con todos los gobiernos. En esta elección, la grieta para nosotros es entre los poderes concentrados de la Capital y el Gran Buenos Aires, y el interior productivo.

E8DfsU-WUAIqBJV

Pero la demarcación con el oficialismo, o con casi todo lo que tenga que ver con el Kirchnerismo, es para el Schiarettismo una variable que se usa con más o menos intensidad, dependiendo de cuánto este en juego en la elección... Y al parecer en esta elección se pretende una gran demarcación con Alberto Fernández, no sólo por el hecho de disputar el simbolismo peronista, si no también por una cuestión estratégica a niveles parlamentarios: mientras más bancas se ocupen, mayor es el poder de negociación por votos para aprobar uno u otro proyecto.

Si bien las condiciones bajo las cuáles vivimos y transitamos esta nueva campaña no son las mismas que en una elección pre pandemia, las estrategias de ciertos bloques parecen haberse estancado en la formula que casi siempre, o siempre da resultado. En el caso de HxC, el localismo gana por goleada.

En la vereda del frente, y no tanto, se encuentra el complicado armado de Juntos por el Cambio, que presentará cuatro listas, otra tendencia que parece reflejarse en varias provincias dentro del ambiente cambiemista. Resulta que en esta oportunidad, lejos de las fórmulas que más midieron, el principal bloque opositor a nivel nacional parece no poder consensuar estrategias con sus integrantes radicales.

deu0N0ik_400x400

El efecto Manes. Desde que el conocido Neurólogo devenido en candidato irrumpió en la escena como un outsider de extracción radical, la interna arde. Ya no se le puede llamar Macrismo, porque ni si quiera el mismo Macri tuvo chance alguna de dirimir las candidaturas en favor de uno u otro espacio. Tanto en Buenos Aires como en CABA, figuras de peso como María Eugenia Vidal, Elisa Carrió y Diego Santilli disputan sus espacios, y esta situación se replicó en Córdoba, por un lado con la lista Alfonsinista comandada por el histórico Dante Rossi, y por otro lado, la lista de Gustavo Santos y Luis Juez, otro candidato conocido por haber sido parte de múltiples espacios partidarios.

K5dneDOf_400x400

Lo curioso es que JxC no confronta con el oficialismo local. Por el contrario, comparten un enemigo en común. El año pasado significó un retroceso enorme para nuestro aeropuerto. ¿Fue la pandemia? No… ¡Fue la Cámpora!... Ésta fue prácticamente la primera declaración de Santos como precandidato a diputado, y la jugada de ir en contra de Cristina para nacionalizar una elección que únicamente involucra los votos para diputados y senadores por cada provincia, es una figura repetida en los Ex Cambiemos.

En las elecciones de medio término de 2017, justamente cuando CFK retornó como candidata a diputada, se la comparó en cantidad de votos con Esteban Bulrich, a quién finalmente venció luego de una muy confusa jornada, pero cuyo resultado a los fines electorales no implicaba absolutamente nada, porque tanto Cristina como Bullrich fueron finalmente electos... igual que los otros 127 que renovaron bancas.

474329

Córdoba no recibió en su vida lo que le dio el Gobierno Nacional, fue una de las declaraciones de una importante figura de la política local, que no dudó en formar parte del Frente de Todos tras su conformación. Carlos Caserio es la apuesta fuerte del capítulo local del Gobierno Nacional, superando en cierta forma los intentos previos, con otros candidatos más puristas y cercanos a Cristina. En esta elección, la idea básica es disputar el terreno de la simbología peronista, con una lista alternativa que incluye la militancia y la política más tradicionalista, haciendo foco en la obra pública justamente acompañado de Martin Gill para este fin.

Max Bustos

Estudiante en la Teoria, Comunicador en la Práctica.
Columnista Político de TPS.
Siempre buscando ampliar los límites de la Comunicación.
Sub-Secretario de Prensa y Comunicación en STyCC.

> Opiniones, Feedback y Consultas a [email protected]

Te puede interesar