Expectativas y realidades ¿podemos esperar un mercado de cambios estable?

En Debate 11 de febrero de 2021 Por Max Bustos
El tránsito del verano en el país viene con una buena cantidad de expectativas en el ámbito económico. Salvando la situación sanitaria (que aún no termina), una reducción del Gasto Público debido al fin de muchos de los programas vigentes, sumado al adelanto del pago del Aporte Solidario (o impuesto a la riqueza) podrían ser un buen respiro para las arcas estatales. Por otro lado, aún sin un aumento de las retenciones, los meses venideros de la cosecha aguardan una liquidación de cerca de 9500 millones de dólares, con lo cual la presión sobre el Mercado Cambiario podría lograr una estabilidad, si el Gobierno logra el acuerdo con el FMI para mitad de año.
pexels-burak-k-186461
Mercado Financiero.

Una semana cargada de expectativas tras la vuelta atrás con el aumento de retenciones. Desde el punto de vista político, las expectativas de que Alberto Fernández use esta carta, mucho más aún dentro de un año electoral, ya eran bastante nulas pese a sus declaraciones públicas. Finalmente sucedió lo esperado y, tras la reunión, el Presidente desestimó echar mano a este aumento. Sin embargo, las aspiraciones de Casa Rosada podrían tener una viabilidad interesante, si es que se dan una serie de factores complejamente concatenados.

casa rsada

Como bien sabemos, el Presupuesto 2021 indica que la difícil, pero no imposible, meta de inflación anual sea del 29%. En ese sentido, hay una vuelta interesante con el mercado de cambios expuesta por el mismo ministro Guzmán, que espera que la divisa norteamericana suba únicamente un 25%, acompañando este objetivo inflacionario. ¿Es posible que se logre esta previsión? Desde luego que lo es, más si sumamos un cocktel de situaciones que deben darse en un orden específico, y que dependerán en gran medida de cuál sea el porcentaje de contribuyentes que pague el Aporte Solidario en tiempo y forma, es decir, con vencimiento al 30 de Marzo próximo.

pexels-karolina-grabowska-4386367

Recordemos entonces ¿a quiénes alcanza este tributo por única vez?. Se trata de un aporte Extraordinario para quienes superan los $200 millones de patrimonio, quienes contarán con plazo hasta 30 de marzo para presentar la declaración jurada y abonar el monto que les corresponda, siendo AFIP la entidad encargada de vigilar y detectar movimientos tendientes a la evasión del mismo, llegando a verificar variaciones patrimoniales de hasta 180 días antes de la implementación del tributo. En total, se espera recaudar unos $300.000 millones, y este monto iría destinado a la implementación de políticas públicas para los sectores más vulnerables y a paliar la situación de emergencia sanitaria... Pero también puede tener un efecto colateral positivo sobre el mercado cambiario, ¿Cuál es?.

Primero lo primero. El hecho de adelantar el pago del denominado Impuesto a la Riqueza hará que el flujo del mercado de cambios, valga la redundancia, cambie. ¿Por qué? Muy sencillo: aquellos contribuyentes alcanzados por el impuesto están, en su mayoría, con su patrimonio dolarizado (sobre todo aquellos que tengan parte del mismo en el Extranjero). Supongamos entonces que de esa totalidad (de la cual se estima que tan solo 380 personas humanas declaran bienes por más de 3.000 millones de pesos) por lo menos la mitad pague el aporte en tiempo y forma. Se recaudaría aproximadamente 168.000 millones de pesos. Para ello, estos contribuyentes deberán vender sus dólares, lo cual es la clave de todo este análisis.

dolar-vs-peso

Como consecuencia primera, podríamos deducir que las cuentas del estado, por algunos meses, deberían ser superavitarias y, consecuentemente la no emisión de pesos del BCRA descomprimiría parte de la expectativa de inflación. Luego, el valor del Dólar Oficial quedaría planchado por un buen tiempo, con lo cual el Mercado Minorista tendría una buena oportunidad de compra, que no generaría una presión real sobre la moneda, como muchas veces se especula.

Con este contexto favorable, el Gobierno ya debería cerrar el acuerdo con el FMI (se estima que para Julio sucedería eso). La situación sería ideal, y aquí es donde entra la discusión de las retenciones, ya que desde abril a julio se liquidan las cosecha de soja y maíz, con la cual la recaudación puede llegar a ser de hasta 9.500 millones de dólares si solamente se vende la mitad de la cosecha, y suponiendo que las mesas de enlace toman la decisión política de liquidar las mismas.

pexels-oleg-magni-2058130

Todo este contexto sumado al crecimiento generalizado de la economía (índices positivos debido a las grandes caídas en años anteriores), podrían dar un respiro para el resto del año. Queda corroborar cuáles serán los aumentos logrados en paritarias para todos los rubros, para cotejar si eso puede traer a futuro un aumento del consumo, manteniendo las políticas antiinflacionarias.

Max Bustos

Estudiante en la Teoria, Comunicador en la Práctica.
Columnista Político de TPS.
Siempre buscando ampliar los límites de la Comunicación.
Sub-Secretario de Prensa y Comunicación en STyCC.

> Opiniones, Feedback y Consultas a [email protected]

Te puede interesar