Año electoral, ¿se enciende el tablero Geopolítico?

En Debate 25 de marzo de 2021 Por Max Bustos
La reaparición de Cristina Fernández y Mauricio Macri en el escenario público ya marcan la pauta de lo que vamos a desarrollar hoy: estrategias político-electorales. Desde el "Primer Tiempo" al "No hay plata para pagar la deuda", pasando por la Cámara de Diputados y la salida del país del Grupo de Lima como cambio en el escenario internacional.
chess-2258804
Geopolítica Internacional La Geopolítica como Partido de Ajedrez.

No vamos a cansarnos de decir en esta columna semanal que el 2021, como año electoral, estará repleto de estrategias que perseguirán, en muchos casos, resultados electorales. Desde la decisión de no llevar adelante las PASO por su elevado coste, hasta la mera publicación de un libro, o una columna de opinión poniendo otra vez en tela de juicio si los desaparecidos fueron 30 mil o menos pueden llegarnos a parecer, a veces, de ese tipo de discusiones hechas para entretener a una audiencia a uno o al otro lado de la grieta. Pero muchas veces esconden otros fines (además de acentuar el contenido ideológico en si mismo). 

Desde el Primer Tiempo de Mauricio Macri hasta la reciente declaración de Cristina Fernández de Kirchner sobre la imposibilidad de pagar la deuda en los términos del FMI, pasando por el alejamiento de la Argentina del mentado Grupo de Lima, todo nos indica que, tanto oficialismo como oposición están saliendo a hacer sus jugadas estratégicas. Hasta podríamos incluir cruces totalmente mínimos, como aquel entre la Vicepresidenta y la ex Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

¿Cuál es la situación entre la Argentina y el FMI?

Desde hace tiempo sabemos sobre las negociaciones del Ministro de Economía, Martín Guzmán y el Fondo Monetario Internacional, por la deuda de $ 45 mil millones de dólares contraída por la administración de Mauricio Macri. En palabras del Ministro, las mismas vienen siendo muy positivas para el país, claro está, entendiendo por positivas aquellas circunstancias que nos traen aquí luego de haber cerrado una ardua negociación con los bonistas privados por la deuda bajo legislación extranjera

MARTIN-GUZMAN-MINISTRO

Como sabemos, aquel desenlace nos trajo como consecuencia una reestructuración de deuda con interés reducido a una tasa (promedio) del 3,07 por ciento anual, contra el 7% pretendido por los bonistas, estiramiento de plazos y las comisiones mas bajas de la historia. No podríamos decir que se compara con la reestructuración llevada adelante por Néstor Kirchner en su momento, pero resultaron ser buenas noticias. Ahora bien, a este peso, le debemos agregar lo que el Fondo pretende... ¿Con o sin intervención de Cristina Fernández? Aquí es donde viene la parte interesante del juego.

Cristina-Kirchner-en-el-ato-24-de-marzo-2021

Por lo pronto, la postura oficial emanada directamente de Alberto Fernández es sentar las bases para lograr un desarrollo sostenible de mediano y largo plazo, según lo que dijo en reunión con David Malpass, Titular del Bancon Mundial, entidad con la cual el país tiene alrededor de 26 préstamos por un total de 6.149 millones de dólares, de los cuales resta desembolsar 2.066 millones. Pero el grueso de la deuda realmente pasa por otro lado.

La postura oficial continúa siendo de la honrar las deudas, de la mano de Guzmán, quién tras su última reunión con Kristalina Georgieva, titular del FMI, comunicó una serie de definiciones, haciendo hincapié en que hubo un entendimiento común respecto a la necesidad de garantizar la sostenibilidad macroeconómica. Entre algunas de estas definiciones encontramos que las políticas macroeconómicas deben ser sostenibles, que la inflación es un fenómeno multicausal, que es necesario agregar valor a las importaciones, y que hay que mejorar la capacidad de ahorro en pesos. Una especie de marco de entendimiento para trabajar, pero que no cambia ni menciona lo que ya sabíamos con antelación: el FMI no pretende (por lo menos de momento) cambiar ni los plazos de pago de empréstito, ni las tasas del mismo, acorde a sus políticas internas que esta vez parece que si pretenden seguir a rajatabla.

IMF

Todos sabemos que con los plazos y las tasas que se pretenden, no sólo es inaceptable, no es una cuestión subjetiva, es una cuestión de que no podemos pagar porque no tenemos la plata para pagar, fue el mensaje inesperado de Cristina Fernández durante el acto del Día de la Memoria. Hay una sola cosa que sabemos sobre las declaraciones imprevistas de Cristina: para bien o para mal, surten efecto inmediato. Tan inmediato, que el mismo Gerry Rice, vocero del FMI, tuvo que responder la inquietud de los periodistas en plena conferencia de prensa en Washington.

Desde luego que la respuesta de manual Rice no es lo que nos interesa Los desembolsos que se hacen bajo ese préstamo se pagan en un período de 4 y medio a 10 años, en 12 cuotas semestrales. Esas condiciones se aplican uniformemente a todos los países, no solo a Argentina. Desde hace tiempo sabemos que la línea financiera que adeuda Argentina, Extended Fund Facility, tiene estos plazos. Lo interesante de esta jugada es ¿Está pensando el oficialismo en tensar la cuerda de alguna forma? Por lo que vemos del lado de Guzmán, no parece que así fuera, pero si nos remitimos a las negociaciones del año pasado, se notó cierta dureza para que aquellos acreedores poderosos como Black Rock pudieran ceder tasa de interés y plazos.

brock

En conclusión No hay plata para pagar, la reversión de Los Muertos no pagan deudas, se refiere claramente a una estrategia política para el momento del repago, pero por sobre todo se refiere a una estrategia electoral, por el simple y conveniente hecho de que esta deuda fue contraída íntegramente por la administración de Mauricio Macri. El escenario es favorable para que el oficialismo, tanto desde el albertismo como desde el sector más progresista, pongan nuevamente a Macri sobre el ring para polarizar la elección de medio término.

La polarización electoral ha comenzado

Tal vez la intervención de Cristina en tanto interlocutora de peso (más allá del cargo que ocupe) se lleve todas las miradas a la hora del análisis, pero esta semana nos deja otros dos hechos políticos de gran relevancia a nivel tanto nacional como internacional, y aquí es donde entrará en juego la realpolitik argentina. Por un lado tenemos la salida de Argentina del Grupo de Lima, y por otro, el quorum propio del oficialismo para tratar su proyecto de impuesto a las ganancias; dos hechos que empiezan a poner la piedra en el zapato de los opositores, y ahora vamos a ver por que. 

La salida del país del Grupo de Lima tiene consecuencias políticas, aunque el oficialismo trate de usar su perfil bajo para decir que no, como lo expresa el Canciller Felipe Solá, insistiendo en que el hecho fue formalizar algo que venía ocurriendo desde diciembre de 2019, y que no hay ningún cambio en la posición internacional de la Argentina ni respecto de Venezuela ni de Estados Unidos.

En resumen, el Grupo de Lima consta de una instancia internacional de 14 países formada para debatir sobre lo que estos dirigentes creen que Venezuela y sus representantes deberían hacer para salir de la crisis. Lisa y llanamente ese es el objetivo establecido en el año 2017, tras su fundación y que a lo largo de estos años se dedico exclusivamente a la critica del Gobierno de Nicolás Maduro, y demás está decir que reconoció como presidente interino a Juan Guaidó. La razón por la cual Argentina se encontraba allí era debido a que Mauricio Macri fue uno de sus impulsores.

 1111dasdasd

La relevancia política de este hecho se remonta a las declaraciones de Alberto Fernández a propósito de la reactivación de la UNASUR. El Grupo de Lima se creó por motivos ideológicos y está obsesionado con Venezuela, mientras Unasur está obsesionado con que crezca América Latina, había dicho el presidente en su momento. Por otro lado, la Cancillería emitió un comunicado en el que indica claramente la participación de un sector de la oposición venezolana como un integrante más del Grupo de Lima ha llevado a que se adoptaran posiciones que nuestro Gobierno no ha podido ni puede acompañar y que las acciones que se impulsaron desde ese grupo no han conducido a nada y tenían como objetivo únicamente aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes.

maduro

Por otro lado, a nivel nacional el oficialismo vuelve a jugar en Diputados con otro tema candente en la agenda sindical: el impuesto a las ganancias. Resulta que, como estrategia, el Frente de Todos decidió no dar quórum en la sesión convocada por la oposición para hoy, y dará media sanción el sábado a su propio proyecto,  que eleva el mínimo no imponible del impuesto a 150 mil pesos.

Max Bustos

Estudiante en la Teoria, Comunicador en la Práctica.
Columnista Político de TPS.
Siempre buscando ampliar los límites de la Comunicación.
Sub-Secretario de Prensa y Comunicación en STyCC.

> Opiniones, Feedback y Consultas a [email protected]

Te puede interesar